31 de diciembre de 2007

Lust, Caution


Una historia que deslumbra por ese inmenso cuidado por el detalle. Podría ser un cuento, un bello y triste poema.
Y la acción transcurre dentro de la cabeza de unos personajes llenos de secretos, que se sienten solos, que se conforman con seguir vivos y que buscan a veces ese dulce beso. Y la sexualidad, y sobre todo la sensualidad, emergen en cada escena... incluso, un roce de manos o de miradas provoca en el espectador ese leve escalofrío que hacía mucho tiempo que no sentía en la butaca del cine.
Una película realmente brillante con una interpretación magistral, que mezcla sentimientos y razón casi confundiéndolos.