17 de febrero de 2008

Los crímenes de Oxford

Si queréis malgastar el dinero en una tarde de cine, no dudéis en entrar en la sala en la que se muestre este título.
Y es que ni hay intriga, ni existe química alguna entre personajes mal interpretados y deseosos de llenar lagunas en una historia que aburre, que desespera, que incluso llega a dar cierta vergüenza ajena...
Y la inteligencia de Alex de la Iglesia se evapora por momentos entre el azar, series lógicas y otros conceptos matemáticos. Quizá sería mejor que se dedicase a su cine, a ése que acaba agujereado por las balas o por los vecinos de bajos sentimientos.
Realmente decepcionante.

7 comentarios:

m dijo...

Pues hoy estuve a punto de ir a ver esa...Se ve que estuvimos hábiles eligiendo película :-)

Pero leyendo tu crítica creo que quedará para una sesión de cine de sofá...

Raíña Loba dijo...

Pues vaya. Yo también quería bajármela.
¿Y no merecerá la pena por ver el cuerpecito serrano de Leonor W.?
;)

Campurriana dijo...

La Leonor enseña las tetas. Quizá ha sido lo único inteligente que hizo Álex de la Iglesia en esta película para atraer al público masculino, y a parte del femenino...
Desde luego, también la química sexual de esta pareja brilla por su ausencia (a mí no me pegaban ya ni con cola antes de ir a verla)...

Suibne dijo...

Lo que sí parece es que la película no deja indiferente: a mí también me han comentado que es muy mala; pero no falta gente que me dice que le ha gustado porque es una intriga a lo Agatha Christie. Aun concediendo esto último, todo el interés estaría en el "¿quién lo hizo?".
Pero bueno, si al menos la Watling enseña algo... :P

Campurriana dijo...

Bueno, enseña más que las tetas...
La cuestión es que ni siquiera existía en mí ese interés por saberlo de lo mala, malísima que me pareció.
Una tomadura de pelo y una actuación discontinua...intermitente, falta de todo.
Seguro que más de uno ya quiere ir a verla por este tipo de argumentos...y sobre todo por lo de la Leonor...
Si aun le estoy haciendo un favor a Álex...
:)

El mendigo dijo...

Vale. Es decir, que no vale la pena ni de ocupar esa séptima parte de espacio en un DVD de 25 céntimos.

Escuchaste lobita? Seguro que ya la has metido...en cuanto oyes hablar de crímenes y sangre, ahí está mi niña ululando.

La cabra tira al monte...

Campurriana dijo...

A mi me pillaron por eso...
Odio la publicidad engañosa, y aun más los trailers engañosos...
¡Qué desastre!