18 de febrero de 2008

"No es país para viejos", Joel & Ethan Coen (2007)



Genial.

2 comentarios:

Campurriana dijo...

Aunque creo que su actitud no le hace merecedor del Óscar, estoy segura de que tiene aquí (como en muchas otras películas) un papelón...
Tengo ganas de verle con esa melenita, lleno de sangre, agresivo y tentador...
:)

Por cierto, que no me han hablado bien de la peli...
Me fiaré de tí, Arale.

Campurriana dijo...

Arale, mira lo que dicen por ahí...

Entre lo sublime y lo ridículo solo hay un palmo. La última película de los hermanos Coen, la de Bardem en plan asesino profesional y psicópata, me aburrió. Me recordó a los documentales de La 2, que todo el mundo dice que ve después de comer y que solo unos pocos reconocen que los ven pero como inductores de la siesta. Disfruté con la novela de Cormac McCarthy, No es país para viejos . Es un libro devastador, con ese lenguaje que afila las piedras y que McCarthy maneja como un maestro. La traducción que hacen los Coen tiene sus momentos. Pero lo que en Fargo era contención genial, en No es país para viejos huele a recurso acartonado, a trascendencia para esos intelectuales que tienden a entusiasmarse con el cine húngaro y que desprecian lo que se cuece aquí de cierto interés. Uno de los placeres de los cultos de cualquier país es despreciar lo que se hace en su tierra y aplaudir a Woody Allen, aunque filme tonterías. No es país para viejos tiene una estética de grandes praderas, rodada a cámara lenta, que aplana a un insomne. Bardem es lo mejor. Con ese peinado alas de cuervo, como el poema de Poe, que dicen aportó él y que le da un mayor tenebrismo a su personaje. Lo mejor, la escena en la que se juega con un tendero la vida a cara o cruz. El resto, minutos y minutos de moteles perdidos y vacíos, en una persecución a ninguna parte. La película la firma un director español y lo crucificamos.

César Casal. La Voz de Galicia. Artículo "Un documental de La 2".

Cuando la vea, ya añadiré algo...¡tengo ganas!
:)