24 de marzo de 2008

Y el silencio se rompe con una saeta...


...en esta plaza porticada iluminada por las velas y las miradas de los que asisten a sus procesiones; más sobrias que las que desprenden ese aroma a mar, y no menos bellas...

2 comentarios:

Raíña Loba dijo...

No me gustan las procesiones pero sí la foto, y esas nubes...
Tengo ganas de visitar ese rinconcito de tu otra tierra :)

Campurriana dijo...

Son increíbles esas tormentas de verano sobre paisajes que se oscurecen al instante casi de una manera tenebrosa, con ese gruñido de los truenos que hasta hace estremecer al más valiente...
Me encantan.
:)