30 de septiembre de 2008

4 meses, 3 semanas, 2 días

Rumanía. Dos chicas. Un aborto ilegal. Una historia sórdida, fría, triste, que transcurre en días de comunismo. Una escena realmente memorable desde mi punto de vista; esa cena en la que una de ellas comparte mesa con la madre de su novio y los amigos de ésta, rodeada de palabras, evadida del momento presente, tocada por la dureza de una reciente experiencia vivida. Situaciones de vértigo, de tensión, de emoción, de cruda realidad e incluso de amistad...

Un retrato de una soledad que envuelve a los protagonistas. A todos.

3 comentarios:

unmundodecine dijo...

Estás hecha toda una cinéfila. La tengo en mente desde su estreno en España pero todavía no me he atrevido con ella porque tengo miedo a que sea demasiado dramática y toca temas muy actuales... pero tengo que verla.

Campurriana dijo...

Me encanta el cine, Hidalgo...aunque reconozco que aun me quedan por ver numerosas grandes obras maestras de este arte...

Si pinchas en la etiqueta "cine" de este rinconcito, podrás adivinar algo más de mi atracción extraña por las películas duras, reales, un tanto alejadas del cine comercial de risas fáciles y de presupuesto altísimo...

Digo lo de extraña porque al cine se supone que uno va a evadirse, a relajarse, a olvidarse de lo malo de este mundo (o eso me dicen muchos)...
Yo busco algo más en una película; una historia bien contada y creíble...aunque de vez en cuando la fantasía tampoco esté mal...
:)

Esta película es dura realmente. A mí me gustó verla porque es muy real y cuenta una experiencia que seguro vivieron, de semejante manera, muchas mujeres por aquellos lares y durante aquellos años...
Los actores son buenos y la historia se centra en lo que le interesa.

Ya me contarás si te animas a verla.

Felices sueños.

Goyo dijo...

Totalmente de acuerdo con tu visión de la película. Yo a veces necesito que la historia sea dura para que una película me guste.