29 de septiembre de 2008

Big Fish

Esa mezcla mágica en la que fantasía y realidad se entrelazan hasta confundirse. Esos recuerdos de infancia que no se sabe si son reales o son fruto de una imaginación desbordante. Esa vida que pasa, que se puede tocar o no, que se puede endulzar con sueños y anécdotas que brillan entre discursos oscuros. Esas historias que nunca mueren y que siempre provocan esa permanencia eterna de la persona que las cuenta.

Y, de repente, un cuento con un bonito aprendizaje entró en mi casa el sábado por la noche.

4 comentarios:

m dijo...

Un poco larga, pero reconozco que me gustó mucho cuando la ví, hace ya años!

Es lo que tú dices, un cuento, con la misma cadencia que los cuentos infantiles :-)

Campurriana dijo...

Ya sé que eres una fan de Tim Burton, m. A mí aun me quedan por ver muchas de este director.

¿Alguna sugerencia?...

littlemore dijo...

Eduardo Manostijeras

m dijo...

"Ed Wood" o "Sleepy Hollows". Pero no son más que cuentos...

No me gustó "Charlie y la fábrica de chocolate", y mira que el libro ya era de mis favoritos de pequeña..