23 de noviembre de 2008

Red de mentiras

El viernes me acerqué al cine a ver Red de mentiras. Una película trabajada con una interpretación de Leonardo que, como siempre, no me ha decepcionado. Poco a poco ha ido curtiéndose este actor y convirtiendo sus facciones aniñadas en unos rasgos más duros que ofrecen mayores posibilidades para otros papeles más vividos. El personaje de Russel Crowe le da un toque diferente a la historia por su curiosa manera de comportarse, a pesar de que sobran momentos de padre ejemplar americano entre sus escenas. No podía faltar el aderezo del enamoramiento un poco peliculero, pero aun así no dejo de recomendarla por esos escenarios de países que se nos muestran cercanos a través de la cámara, del movimiento y del griterío de lugares en los que nace un terrorismo atroz; el terrorismo de los que no tienen nada que perder. Los del otro lado son víctimas fáciles a pesar de su increíble desarrollo. De eso no hay duda.