28 de diciembre de 2008

De uvas y de recuerdos...

Autor de la fotografía: Lumif
Mis agradecimientos para él.

Otra fecha en la que las uvas recobran un nuevo protagonismo es la de estos días en los que nos disponemos a tomarlas en forma de deseos. Recuerdo cuando todo se convertía en un silencio que imponía mientras la familia no quitaba ojo del presentador de turno vestido de lentejuelas. Aquel silencio sigue ahí cada año y siempre lo encuentro junto a sensaciones contradictorias en la despedida y bienvenida de los días que se van y los días que están por llegar. Y que nunca desaparezcan los sueños; los que se cumplen y los que se siguen soñando.

3 comentarios:

Julio dijo...

La verdad es que el Náufrago, hace tiempo que dijo lo de la Zorra " Paso, porque estas uvas no están maduras".

Soy demasiado 'racionalista' para creer en la suerte y mucho menos que nos la traigan las uvas. La 'suerte' es levantarse cualquier día y poder decir, aún se me ha regalado un nuevo día.

De todas formas, Campu, deseo que te las comas y que se cumplan tus sueños y deseos para este año al que ya antes de nacer, le hemos llamado 'crísico'. A los sueños y a las emociones no debe afectarles ninguna crisis.

Feliz y pleno 2009

Campurriana dijo...

La suerte la alimentamos, Náufrago...aunque también, y todo sea dicho de paso, algunos hay que nacen con estrella (o con una flor en cierta parte) y otros más bien todo lo contrario...

Tantas circunstancias que ni nosotros podemos dominarlas...

Te deseo todo lo mejor, Náufrago. Y que sigas mostrando esa sensibilidad que debes conservar como un tesoro.

Gracias por tu visita y siento que se me hayan terminado las pastas.
;)

littlemore dijo...

La uva es maravillosa y el número 12 también. Si ponemos tanto empeño como pusimos en sincronizar esos mordiscos con las campanadas en todo lo que hagamos este 2009, seguro que no nos puede fallar.

Gracias por la recomendación de no ver "Australia". Llega a tiempo de seguirla, pero ya he decidido que voy a verla de todos modos. Es justo: a mí me da por hacerle ver a la presunta culpable de mi futuro martirio (lo vi en Minority Report) cosas como American History X a las doce y cuando se ha quedado dormida la despierto para que le dé a la parte 2 (Veoh). Eso es antes de llegar a la fase REM. Cuando llega a ella, la despierto otra vez para que me ponga la parte 3. Ahí es obvio que se empieza a quejar, pero yo a lo mío. En la parte 4, conmovido por el hecho de que Edward Norton ya se ha reformado y no desea exterminar a negros, chicanos y judíos, la convenzo para que vaya a dormir (ya estaba dormida, pero si digo "la convenzo para que vaya a la cama" van a acusarme de contar intimidades...a mí, que soy la discrección personificada) y sí, entonces ya soy yo mismo en persona el que da a play, aunque a veces pienso que sólo es porque la cama le pilla más lejos y a mí me revientaría esperar tanto (que si no bonito soy...). Visto así, ¿qué menos que ir a ver "Australia" o incluso Australia?

Pues eso, que me gusta hacer cosas que sé que no me van a gustar, por no reventar el encanto que tiene hacerlo con alguien más. Igual me sucede con eso de comer las uvas. A esas alturas casi están ya digeridos los canapés, que, dicho sea de paso, también me los ahorraría, y no me apetece en absoluto volver a comer otra vez nada, ni siquiera las doce uvas (cualquiera que entendería que dejases alguna si te ponen por delante doce croquetas no hará lo propio con las uvas), y además, así tan seguidas no se aprecia lo ricas que están esas mismas uvas a las 13 horas del 15 de Agosto (bueno, esas mismas uvas no, porque ya serían pasa(da)s...otras doce cualesquiera).
Dicen que todo empezó por un excedente en la producción de uvas en el año catapún, y blablabla (esos días escuchas hasta al Rey) así que si no nos ponemos a ello y cada uno empieza a poner excusas a ver cuándo vamos a terminar con ellas. ¡A tragar como pavos, que son pocas y cobardes!

Con la peli me temo que va a haber que ponerle mucho pero que mucho empeño. Aún más que con las uvas. Dicen que plagia inmisericordemente momentos de otras pelis memorables. No tengo cultura para descubrirlas todas, pero no parece muy prometedor. Era de esperar. Me temo que medio planeta anda medio atareado buscando codecs para transformar AVI en DVD mientras el otro ha superado ese arcaico estadío de la evolución. Incluso dos agentes municipales iban hablando de alguna web de piratearse pelis cuando salí a la calle. No es que me acercara a escucharles, era un sutil modo de hacerme confesar. Debo tener cuidado de no seguir pensando en mis delitos domésticos cuando piso la calle.
Igual si veo Australia descubro cómo son los hombres que las mujeres dicen que pensamos los hombres que les gustan a las mujeres...(algunos hombres pensamos demasiado que las mujeres hablan mucho y nada es más injusto: si la Kidman hubiera insistido un poquito más en declarar que se avergüenza de su actuación en esa película, el director sí que se pensaría mucho volver a contar con ella).
Todo este tocho complica mucho las cosas simples como contar que no me decido a no ver una peli insustancial, pero es un consuelo pensar que complicando mucho las cosas fue que alguien descubrió que con unas uvas se podía conseguir vino o que de la nada más desoladora se podía hacer algo rentable como Vicky, Cristina, Barcelona.

Si soy justo, a quién le podemos exigir que con media peña dimitiendo de la realidad invente historias como "Las uvas de la ira".