6 de enero de 2009

Día de Reyes

Ya se terminan estas fechas navideñas y ya estamos pensando en las nuevas comilonas de carnaval, por lo menos por este rinconcito del norte gallego tan gastronómicamente dotado. Aun así, debo reconocer que también me produce cierta tristeza el despedirlas. Han sido momentos de encuentros dulces con amigos de la infancia, ya sea de la primera o de la vigésima infancia, y momentos para recordar y saborear con amistades que duran a pesar del escaso contacto presente. Y es que el haber compartido un trocito de vida con alguien une y mucho. Mucho más de lo que creemos en un principio cuando aun navegamos por las anécdotas.

Éste ha sido un bonito regalo de Reyes; el reencuentro con amigos. Muchas gracias a todos.