15 de marzo de 2009

Recuerdos de arte...

Recuerdo este cuadro con especial cariño porque habitaba cuando yo era niña en algún rincón de casa. Me paraba a mirarlo muchas veces y me llamaban la atención sus colores y la abundancia de pinceladas sin delimitar que se movían a su antojo por el lienzo. De hecho, parecía que en cada momento había un cuadro distinto colgado en la pared. A veces las protagonistas eran felices, otras parecían preocupadas o incluso tristes. Sin duda, la pintura estaba viva.

5 comentarios:

carmensabes dijo...

"... El tiempo está muy bueno y tengo algunos modelos.
Estoy arreglándomelas con árboles en flor, con mujeres y con niños..."
Así escribía Renoir desde Chatou, a orillas del Sena, en la primavera de 1881.
Fue entonces cuando pintó a estas dos hermanas en la terraza del Restaurant Fournaise.

Querida , has explicado tu sensación de la niñez de manera tan tierna..
., como se puede sentir el arte, pintura viva, así es.

Bicos

Paco dijo...

es realmente bello.

saludos

Raíña Loba dijo...

Me encanta el sombrero de la niña y el rojo pasión del otro. Para verlo más de una vez.

José María Díaz dijo...

Bello cuadro, bello texto, bello momento el que nos muestra el pintor y tu a través de tus palabras!

Campurriana dijo...

Realmente acertaba Renoir con sus temáticas...
Gracias por vuestras aportaciones. Un cuadro realmente bello y no sólo por los recuerdos.

Felices sueños, dormidos o despiertos...