19 de marzo de 2009

Sol en Galicia

Por fin se ha decidido a aparecer, y no precisamente de una forma tímida, este sol que tanto añorábamos.

Me he levantado dispuesta a ponerme al día con los periódicos digitales y he tenido que cerrarlos de golpe. Aconsejo que os alejéis de ellos y que os acerquéis a algún entorno digno de ser disfrutado. Yo, de momento, me contentaré con verlo desde la ventana de mi habitación.

Feliz jornada, navegantes.

Por cierto, si alguien se anima, esta entrada puede convertirse en concurso con un toque de varita mágica...

¿De qué pintor se trata?

8 comentarios:

campu dijo...

Al final he caído en la tentación de salir de casa. Mi cuerpo ha agradecido ese calorcillo que nos regalan estos días veraniegos que se cuelan en nuestro calendario a su antojo. Nos hemos alejado hasta tierras más verdes por huir un poco del duro asfalto y de la vida en la ciudad. Un lujo tenerlas tan cerca.

Julio dijo...

Siempre viene bien caer en algunas tentaciones y más si es este regalo que la Naturaleza y El Corte Inglés:-) nos ofrecen.

Creo que lo tenemos bien merecido tras este larguíiiisimo invierno que nos ha tocado en suerte en el 09.

Al señor Sorolla le gustaba también la luz y el sol.

Que termines igual la semana, soleada.

Campurriana dijo...

Tentaciones de sol...

Lo cierto es que se nota que nuestros cuerpos necesitaban un poco de luz tras los fríos días. Aprovecharlos, desde luego, es una buena opción.

Podría ser Sorolla pero no lo es...

Julio dijo...

La verdad es que tenía mis dudas y me precipité al escribir Sorolla. Además, si hubiera sido más espabilado, habría visto que el cuadro está firmado, aunque no acierto a leer su nombre, por mucho que he tratado de aguzar mi vista:-)

Gracias por la precisión.

Campurriana dijo...

Náufrago, dejaremos unos días para ver si alguien se anima. Lo cierto es que su pintura tiene semejanzas con la de nuestro Sorolla, aunque éste es de un poco más lejos...
;)

Campurriana dijo...

A quién pueda interesar...

Edward Henry Potthast

Cincinnati, 1857 - Nueva York, 1927

Hijo de una familia de clase trabajadora, Potthast nació en Cincinnati, Ohio, el 10 de junio de 1857. Su padre era ebanista y su madre oficinista y vendedora de sombreros. Hacia 1870, con trece años, participó en las segunda exposición anual de la McMicken School of Design. En 1874 figuraba como estudiante de Thomas S. Noble, al tiempo que se formaba como grabador en Ehrgott Krebs Co. Lithographers. En 1879 comenzó a trabajar en Strowbridge Lithographing Co.

Probablemente en el otoño de 1882 Potthast acompañó a Amberes a sus amigos Joseph Henry Sharp y Charles Haider, donde todos ellos estudiaron con Charles Veriat. En Múnich fue alumno de Nicolas Gysis, Ludwig von Loefftz y, posiblemente, de Carl Marr. En 1885 regresó a Cincinnati, volviendo a trabajar en Strowbridge. Por las tardes, sin embargo, cursó estudios en la Art Academy of Cincinnati, nuevamente bajo la dirección de Thomas S. Noble. Unos pocos años más tarde volvió a Europa, atraído por el bosque de Fontainebleau, Barbizon y Grez, en Francia. Bajo la influencia de Robert W. Vonnoh, Potthast descubrió la obra de los impresionistas franceses, y desde 1889 hasta 1891 expuso en el Salon parisino, figurando como alumno de Fernand Cormon, conocido por sus lienzos de temas prehistóricos.
A su vuelta a Cincinnati, Potthast retornó a su trabajo como litógrafo, al tiempo que exponía en el Cincinnati Art Museum. En 1896 se trasladó a la ciudad de Nueva York, trabajando como ilustrador para las revistas Harper's, Scribner's y Century. Fue elegido miembro asociado de la National Academy en 1899, y académico en 1906. No obstante, a través de una fotografía inscrita, se deduce que probablemente visitó Europa una vez más, en 1905. A partir de 1908 Potthast se dedicó con exclusividad a la pintura, trasladándose al edificio Gainsboroug en el número 222 de la Calle 59, oeste. Algunas de sus pinturas muestran vistas desde su estudio mirando hacia Central Park. En 1910, junto a Thomas Moran, Elliot Daingerfield, Frederick Ballard Williams y De Witt Parshall, participó en una excursión al Gran Cañón patrocinada por los Ferrocarriles Atchison, Topeka and Santa Fe. Asimismo viajó a las Canadian Rockies. Durante la Primera Guerra Mundial realizó pinturas de blancos flotantes para prácticas navales.
Potthast fue miembro de la Society of American Artists, el National Arts Club, el Lotus Club, el Salmagundi Club y la American Water Color Society, así como de otras organizaciones, recibiendo numerosos premios y medallas. Murió repentinamente de un ataque cardiaco en su estudio de Nueva York, el 9 de marzo de 1927. En noviembre de aquel mismo año se realizó una exposición antológica de su obra en las Traxel Galleries, Cincinnati. Sus herederos destruyeron todos los bocetos, obras inacabadas y pinturas sin firmar que no consideraron a la altura de su obra madura, de modo que «ninguna obra de calidad inferior pudiese ser vendida en subasta publica».

Kenneth W. Maddox


Fuente: Página web del Museo Thyssen-Bornemisza (Madrid)

Amio Cajander dijo...

Pues anduve pensando, pero ni de coña hubiera acertado nunca.

Y además le hacía Europeo...
;-)

Campurriana dijo...

Influencias europeas tiene, desde luego...

Aun así, la pintura americana también sorprende y mucho. Nuestra baronesa lo sabe...

;)