6 de agosto de 2009

Un respiro castellano...










































Este verano, sin hacer nada especial, he disfrutado de algo muy especial...

6 comentarios:

fermin dijo...

No se si llegó a descargar la tormenta, pero la amenaza parece eminente.
Que bellos paisages nos muestras.
Saludos.

carmensabes dijo...

Una preciosidad!!

Raíña Loba dijo...

Así me gusta niña, que sigas acercándonos a los lugares que visitas.

La primera es la que más me gusta, por esas nubes amenazadoras al fondo de ese camino que invita a pasear.

También es simpática la del ternerillo.

Y la siguiente me gusta por el juego de sombras y sol.

Y las nubes queson más blancas, y los paisajes...

Me está apeteciendo pasear por el campo y esas tierras son muy bonitas.

campu dijo...

Fermín, efectivamente, la lluvia (gracias a Dios sin rayos ni truenos) apareció al fin y me tuve que cobijar en un bosquecillo de robles. Nunca creí que las hojas fuesen tan útiles para librarse uno del agua...

Fue un paseo precioso aunque las vacas imponen y mucho. Aun así, se dejaron fotografiar sin problema e incluso posaron como éstas que podéis ver en la imagen...

Ya estoy deseando regresar.
:)

Julio dijo...

Huele a campo, Campu,

Y huele a libertad, a Naturaleza, a lluvia que amenaza, al olor de los animales...

...Y también huele a fiesta castellana.

Bonitas fotos.

Regresa cuando puedas

Campurriana dijo...

Olía a todo eso y a la frescura de un paisaje recién mojado, Julio. Me encantan las tormentas de verano. Son terriblemente bellas.