28 de marzo de 2010

De nuevo, Pulp Fiction

Pues sí. He caído en sus garras otra vez. Como si de una droga se tratase que se inyecta de modo misterioso...Ahí estaba Campurriana frente al sofá hipnotizada por la historia, por los diálogos, por los pies de Mia, el baile de Travolta, la mirada de Jackson y la masculina belleza de un Bruce Willis de ficción que suda sin resultar repugnante, sino encantador. Buenísima película. No sé cuántas veces me he parado a verla una vez más...