21 de septiembre de 2010

Espectáculos callejeros

Nunca me suelo detener en este tipo de espectáculos callejeros. No sé por qué pero no me atraen demasiado. En este caso, sí que me detuve a observar, y no por el número en cuestión que dirigía este hombre delgado, sino por la chica que salió como voluntaria para participar en él. Tenía atractivo para la fotografía, o eso me pareció a mí al verla en la plaza Dam de Amsterdam tan resuelta. Cuando descubrí las imágenes en casa supe que no me había equivocado. Respecto al espectáculo en cuestión, aún a día de hoy no sé qué sentido tenía. No tuve paciencia para terminar de verlo.

5 comentarios:

Amio Cajander dijo...

pues yo siempre me paro, no puedo evitarlo, me atraen como la luz a las polillas

Ana dijo...

A mi tampoco me atraen mucho la verdad. Ciertamente la chica tiene encanto para la fotografía

Cornelivs dijo...

La vida está hecha de momentos...

Un abrazo.

Douce dijo...

Lo que más me ha llamado la atención es comprobar que este tipo de espectáculos atrae a la gente en todos los países. Echo de menos a más chavales. A lo mejor era hora de colegio. Sólo veo a un niño, que por cierto no parece muy holandés.

Cosas del Náufrago. Cuando era más pequeño, hace muchíiiiiisimo tiempo, se olvidaba de los recados que le encargaban y se pasaba las horas muertas viendo y oyendo a los "Charlatanes' de la época vendiendo 'crecepelos' y productos milagrosos...

Algo de eso le queda todavía, pero menos.

Campurriana dijo...

Amio, soy conocedora de tus gustos por este tipo de espectáculos. Incluso sé que alguna vez has salido como voluntario...

Ana, quizá tengan algo que no veamos. A mí a veces hasta me provocan una cierta tristeza. No sé cómo explicarlo...

Cornelivs, éste es uno más de esos momentos de viaje.

Náufrago, también sale una niña que muy holandesa no parece tampoco. Es curioso observar la cara de ese público. Yo también lo suelo hacer...me fijo mucho en los secundarios y "terciarios" de las películas...