24 de enero de 2011

Pintan de cebras los caballos de la plaza de España de Vigo para criticar la situación económica

Fuente de la fotografía


Leído en La Voz de Galicia.

Recuerdo cuando vi esta escultura por primera vez. Me impresionó tanto como las siguientes veces, que no fueron pocas. Aprovecho esta entrada para hacer un homenaje a los cinco caballos, a su escultor, a la ciudad de Vigo.

Preside esta plaza la escultura de "Los Caballos" hecha en bronce por Juan José Oliveira, representa un grupo de cinco caballos ascendiendo por una cascada. El conjunto pesa 40 toneladas y alcanza los 18 metros. La base se complementa con un estanque de 10m de diámetro.Es un homenaje a los caballos salvajes que antiguamente poblaban el Monte de O Castro y que en la actualidad todavía pacen en algunos montes de Vigo. 

Si queréis verla mejor, pinchad aquí, en la fuente de este último fragmento.

Me pregunto qué culpa tendrán los caballos...

6 comentarios:

Jota Ele dijo...

Los caballos no tienen ninguna culpa, Campurriana.

El hecho sólo es achacable a los vándalos que hayan realizado semejante salvajada.

Aquí también hemos tenido un acto vandálico en una escultura que llevaba pocas semanas en la Estación del AVE de Atocha, obra de Antonio López. No es que sea ni mi pintor ni mi escultor preferido, pero merece un respeto como cualquier otra obra de arte. La ventaja es que, por lo visto, tiene fácil solución. Un cretino ha pintado con "spray" negro, lo que debe ser su firma.

Una verdadera pena.

Saludos.

Douce dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Douce dijo...

Nos topamos con tantas 'animaladas' que a veces damos algunas causas por perdidas... No hay EpC que lo resuelva.(¡Viva el optimismo!)

Gracias de todas maneras por mostrarnos esta hermosa escultura. Por lo menos podemos ver a los caballos, caballos. ¿De qué selva se habrán escapado 'esos' cebras?

Campurriana dijo...

Es una lástima que ocurran estas cosas. Al final sólo nos hacemos daño nosotros mismos.

Felices sueños, navegantes.

Luis G. dijo...

Vaya torpeza creyendo que ganan algo con esas inútiles pintadas. Siempre las esculturas, las mejores, padecen el sufrimiento de estos actos vandálicos. Una pena.

Un abrazo,

Luis.

Campurriana dijo...

Luis, ayer me paseé un poco por tu blog. Ya había estado antes. Una bonita mirada al mundo. Volveré.

De las pintadas-protesta, ¿qué más se puede decir?. Ya lo dicen ellos todo.