26 de abril de 2011

Falsas apariencias. Miradas fragmentadas sobre la infancia...(en Ferrol)

Fuente: Flickr
Fuente: Flickr
Fuente: Flickr




Fue una de las exposiciones que visité en Ferrol en el Centro Torrente Ballester y me gustó (más bien, me gustaron porque en realidad son varias las que se presentan actualmente en este pequeño gran centro). 

Quizá fue por la forma tan extraña de exponer ese momento tan "curioso" de nuestra vida: la infancia. De repente me vi meciéndome en un columpio, corriendo tras una pelota gigante, acariciando a un perro o no pudiendo dormir por esa presencia inquietante del monstruo peludo.

Pintores gallegos, pinceles muy conocidos, cuentos ilustrados, vídeos de sonidos evocadores, pequeñas lolitas, crítica social con dibujo infantil, momentos de cumpleaños e, incluso, la muerte representada por una colección de fotografías post-mortem de la sociedad de finales del siglo XIX y primera mitad del XX. Como se indica aquí: una necesidad vital para los familiares del pequeño anxeliño... (se me ponen los pelos de punta)

4 comentarios:

Goyo dijo...

Jolín, muy interesante. Hay obras muy interesantes. Retrotraerse a esa infancia que todos hemos tenido siempre es bueno. Son imágenes que quizá no todo el mundo recuerde del mismo modo pero que evocan quizá esa inocencia del pequeño.

Cornelivs dijo...

Curiosas imagenes...algunas de ellas, sobre todo las iniciales, me han recordado a las pinturas negras de goya... esos rostros deformados...

Estupendas imagenes.

Saludos.

Campurriana dijo...

Goyo, a mí me resultó especial. Quizá porque no esperaba nada y de repente ocurrió. A veces pasa eso y es un regalo que se encuentra por el camino de la vida. Como cuando vas a salir con una persona que no te resulta demasiado interesante a priori y después te das cuenta de que tiene mucho fondo...no sé...por decir algo...
:)

Cornelivs, hay mucha variedad en la exposición y esa mezcla casi antagónica la hace realmente curiosa. Una vuelta a una infancia que apenas saboreamos a lo largo de nuestras vidas...

Campurriana dijo...

Cuando digo que apenas la saboreamos no quiero decir que no guarde recuerdos de esa etapa vital. Al contrario, los guardo y con mucha claridad a pesar del paso del tiempo...Lo que quiero decir es que ojalá durase más años esa inocencia bendita...
;)