20 de abril de 2011

Semana Santa en Ferrol 2011


Esta fotografía la hice en alguna otra Semana Santa ferrolana y este año la he elegido para que represente estos días que tienen algo especial. Soy consciente de que cuando sea viejecita los recordaré con mucho cariño por todo lo que significan para mí. Y no se trata de devoción religiosa precisamente; es algo que aún a día de hoy no podría explicaros. He recurrido a esa unión con las tradiciones de antaño de nuestros abuelos, de nuestros padres...como cuando voy al pueblo de mi madre y se me estremece el alma viendo, desde el balcón de casa, a la Virgen con las mujeres bailando hacia atrás, frente a ella, y a los hombres siguiendo al sencillísimo trono en procesión...
Quizá sea esto a lo que denominan raíces.

4 comentarios:

Luna. dijo...

Emocionante la foto,el comentario,me gusta que no se pierdan las tradiciones.

Sebastián Navarrete dijo...

Una foto preciosa, esos ojos nos hablan, imposible no fijarse en ellos, nos llaman, nos hablan de la inocencia, de la pureza, de la alegría del niño.
Es cierto que estas fiestas en las ciudades grandes se viven como simples días en los que no se trabaja, alejados de toda tradición. Al menos en estas, a diferencia de las Navidades, estamos algo más lejos del consumismo desmedido.
Abrazos.

Campurriana dijo...

Sebas, llama la atención ver a los niños en las procesiones. Creo que algunos son demasiado pequeños para semejantes palizas. Y es que las hay muy largas y a horas intempestivas para ellos...

Aún así, se les ve orgullosos a muchos; supongo que se sentirán importantes entre tanto público. En un futuro ya tendrán una historia que contar a sus nietos...

Campurriana dijo...

Muchas gracias, Luna.
;)