26 de julio de 2011

Amy Winehouse y sus ojos tristes


Quizá, si no fuese tan brillante, no se habría marchado tan pronto...
Feliz viaje dondequiera que vayas, Amy.

No es que yo conociese demasiado la obra de Amy Winehouse. Me había llegado, eso sí, su voz como un chorro de talento tristemente truncado por las drogas, por la juventud infinita, inconsciente, inocente...

Y allí estaban los buitres agazapados oliendo ya desde lejos la sangre; el dinero en definitiva que saldría de su cuerpo vivo o, mejor aún, muerto y joven.

Dicen que no supo cabalgar en una sociedad que vive tan rápido que da vértigo. Dicen también que era una mujer cariñosa. Quizá se fue por no saber buscar las compañías adecuadas, los hombres adecuados, y es tan difícil a veces...tan complicado en estos círculos de fama rápida y explotación sin límites...

En tierra de lobos Amy Winehouse se perdió y una muestra es esta mirada que nos observa desde su guarida de Londres. Allí, escondida del mundo, sus ojos son el fiel reflejo de la tristeza infinita.

No la conocía demasiado en su papel público y, sin embargo, siento su muerte sinceramente. No me pregunten por qué.


5 comentarios:

Sebastián Navarrete dijo...

Tal vez no encontró gente cercana que la supiera ayudar, tal vez sea muy difícil ayudar a quien no quiere ayuda y está rodeada de gente que sólo la causa dolor. La muerte de una persona tan joven, (tenemos muy reciente el caso noruego) es muy triste. Abrazos.

Juan Nadie dijo...

Una lástima. Tenía talento.

Goyo dijo...

Es verdad que hubo lobos a su alrededor que le sangraron todo. Pero, ¿cuántas Amy hay por ahí? ¿Y cómo ella misma no supo salir?

Douce dijo...

Confieso mi supina ignorancia sobre sus canciones... Leves noticias sobre su vida que aparecían de vez en cuando en los papeles.

Hoy he oído por primera vez esta canción y me ha gustado mucho.

Quizá en su letra indique muy bien lo que era su vida. Muy tristes estas vidas que se acortan y, sean las causas que sean, terminan de este modo. Son muchos los que viven muy rápidos sus vidas.

¿Qué más podemos hacer que lamantarlo mucho, muchísimo y seguir escuchádola?

Campurriana dijo...

Lástima que se haya ido esta Amy y todas las Amys aunque no tuviesen semejante voz...seguro que tendrían otros talentos que algunas ni siquiera llegaron a conocer...

Yo tampoco conocía mucho de su obra, la verdad. Lo que sí sabía es que me gustaba su voz...tiene fuerza y me recuerda a otras pocas voces privilegiadas que han pasado y siguen pasando por aquí...

Seguiremos escuchándola.