28 de octubre de 2011

Los errores de El País...(los que "admite")

El otro asunto sobre el que he recibido quejas por sensacionalismo ofrece menos dudas. Se refiere a una noticia titulada: "Blanca es una mujer muy noble y educada", publicada en la sección de Política el 14 de octubre. En ella se explicaban detalles banales o que no venían al caso de la vida de una de las cooperantes secuestradas en Kenia. Y eso a pesar de que la propia crónica indicaba que ni la familia ni la organización a la que pertenecen querían facilitar datos de la vida privada. "Como amigo de Blanca Thiebaut me parece vergonzoso el artículo sensacionalista que han publicado. Ustedes mismos dicen que la familia quiere privacidad, y ¿qué hacen? Van a preguntarle al portero", escribe Javier Menéndez. "¿Desde cuándo os habéis convertido en un diario amarillo?", pregunta Nicolás Cuervo. Héctor Caballero, de Médicos Sin Fronteras, escribe desde Kenia para recriminarnos esta intromisión. Tomás Sánchez Criado, Paula Álvarez-Osorio y Jorge Álvarez-Sala acusan al diario de practicar en este caso un periodismo amarillo.

Javier Casqueiro, redactor jefe de la sección de España, admite el error: "He leído los correos de queja sobre el tono excesivamente frívolo y carente de datos relevantes de la información que ofrecimos en un primer momento en la web. Solo puedo decir que tienen gran parte de razón. Deberíamos haber reducido o incluso omitido esa información. La única explicación, y admito que no es suficiente, tiene que ver con que estuvimos todo el día intentando reconstruir lo mejor posible una pieza sobre su vida y nos fue realmente difícil por la nula colaboración tanto de Médicos Sin Fronteras como de la familia. Al final, se nos vino la hora de cierre encima y tuvimos que resolver con muy poco tiempo. La intención de EL PAÍS es siempre compaginar la mejor información posible con la mayor prudencia y el respeto a las personas para no entorpecer la solución del problema. Lamento la mala solución que ofrecimos en este caso". Los lectores tienen razón. Esa pieza nunca debió publicarse.

Fuente

La noticia en cuestión.

4 comentarios:

Juan Nadie dijo...

"Al final, se nos vino la hora de cierre encima y tuvimos que resolver con muy poco tiempo."

Eso se llama chapuza. Mejor no dar ninguna información antes que darla mal. Es igual, últimamente nos tienen acostumbrados.

Goyo dijo...

Uff... Esas presiones por sacar cualquier cosa de donde sea, me suenan.

Loly dijo...

Por desgracia, el periodismo amarillo abunda en nuestro país. No sé porque hay que adornar las noticias con datos personales de los protagonistas. Se saltan todos los límites. Hacen lo mismo con las noticias de violencia de género, cotilleos de los vecinos, rumores....en todos los periódicos. ¿Cuál es la noticia? ¿Que han secuestrado a una cooperante? Pues ya está. Que se limiten a contar porqué, cual era su labor allí y punto....el resto de su vida carece de relevancia en esto.....

Campurriana dijo...

No puedo añadir más.

La verdad es que el poderoso caballero tiene tan alto precio...

Gracias por vuestros comentarios, navegantes.