28 de octubre de 2011

Escribiendo...

Escuché el sonido de sus pasos y las llaves en la cerradura. La puerta de casa se cerró de golpe y acto seguido sentí su agitada respiración en la nuca. Sabía que iba a aceptar sin remedio a pesar de todo lo que había sufrido, lo que estaba sufriendo...De repente, su mano empujó suavemente mi espalda para que me dirigiese a la habitación de matrimonio. Como si se tratase de una fuerza divina, me dejé llevar sin poner ningún impedimento. ¿Qué demonios estaba haciendo? ¿qué me ocurría en su presencia?. Mi cuerpo no respondía y terminaba convirtiéndome en una muñeca de trapo o, peor aún, en una muñeca hinchable que utilizaba a su antojo. Me quitó la ropa apresuradamente, me colocó sobre la cómoda de espaldas a él y me usó una vez más con una frialdad tan terrible que sólo puede comprenderse si se vive, si se siente... Todo sucedió muy rápido aunque a mí, sin embargo, se me hizo eterno; se me hace eterno también por recordarlo una y otra vez como la gota que termina por atravesar el cerebro del torturado. Después se marchó sin decir nada y diciéndolo todo. Esta vez no hubo palizas pero el resultado era el mismo, o peor aún. Las lágrimas no brotaron de mis ojos porque éstos estaban secos desde hacía ya mucho tiempo. Secos por el miedo, por el pánico...

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Terrorífico.
Sin más.

Besos.

Naúfrago dijo...

Escueto.Preciso.Lúcido.Terrible.Doloroso.Real.

Sin adornos inútiles,como un puñal clavado en un corazón donde ya no cabe más daño.

Enhorabuena, Campu

Sigue...

The Doll dijo...

Inhumano y por desgracia real.
saludos

Anderea dijo...

Me pregunto qué se podrá escribir si una es mujer y le ha ocurrido eso de verdad.

Si se escribirá. Si se será tan coherente, si...

Sin duda: mejor que no ocurra. ¿No se morirán a tiempo nunca?

Un beso, Campu.

Campurriana dijo...

En el fondo tampoco sé si la mente será tan clara cuando se está sufriendo una situación tan dura como ésta. Supongo que sí cuando una se para a pensar...luego el pánico podrá con todo.

Lo dicho: menudos temitas me están saliendo así sin pensar (tecleando sin más). ¿Me dará algún día por la vena cómica?...
:)

Juan Nadie dijo...

Ojalá! Insisto, no dejes de escribir.

Anderea dijo...

Pues siento que te salgan esos temitas si te hacen sufrir, pero si no, a mí me parece que es necesario escribir de ellos.

Y estoy con Juan Nadie: no dejes de escribir.

Seguro que, en algún momento te saldrá la vena sarcástica, la cómica, la... Y si no, disfrutaremos los beneficios de las que te vayan saliendo. ¡Gracias!

Un beso, Campu.