16 de diciembre de 2011

Una carta a Soraya que corre por la red...(conciliación y Política)

La acabo de leer en el blog de Luis Lópec y voy a dejarla en el saloncito. Soy consciente de que puede generar múltiples y variados pensamientos acerca de un hecho, tan de moda, como la conciliación. Y la conciliación y la Política (con mayúsculas)... 
A ver qué os parece, navegantes.

 QUERIDA
Querida: Me hirvió la sangre, me chirriaron los dientes y me clavé las uñas en las manos cuando te vi el domingo en la televisión sonriendo a pantalla y vendiendo humo político mientras respondías a las preguntas diciendo “el crío”.

Antes de que creas que esta es una crítica gratuita de alguien que no comparte tus ideas políticas te diré que la hostilidad que me has provocado no tiene nada que ver con tu perfil político. Va por otro lado….y es mucho peor.

Apuesto a que pensabas que aparecer públicamente en tu “trabajo” una semana después de dar a luz iba a ser considerado una actitud ejemplar, un modelo a seguir. Apuesto a que pensaste que cuando la gente te viera, iba a decir: Mírala, que responsable y que sacrificada…una semana después de dar a luz y ya está en su puesto de trabajo, dándolo todo por el país. Es una tía en la que se puede confiar porque es trabajadora y responsable”.

Seguro que pensaste eso, y estabas tan contenta. Te voy a explicar lo que significa que tú estés currando a una semana de dar a luz. Voy a explicarte muy clarito las implicaciones que tiene tu sentido absurdo de la responsabilidad y tus ganas de pegar el careto.

1.- Conseguir que las mujeres tuvieran derecho a un permiso de 16 semanas para cuidar de sus hijos, ha costado mucho trabajo y esfuerzo. Ha exigido concienciar a los empresarios y empleadores de lo necesario que era ese periodo de tiempo para cuidar al bebe. Son 16 semanas, sé que se pueden hacer largas por propia experiencia, pero tampoco son un periodo tan largo como para que no hubieran podido pasar sin ti en tu supercurro. Que tu aparezcas a la semana de dar a luz en el curro…lo que dice es “las 16 semanas son superfluas…se puede volver a currar en cualquier momento”.

2.- Lamentablemente se supone que tú debes dar ejemplo…a alguien. Tranquila que no son muchas mujeres las que te tienen como ejemplo, pero igual que se supone que un político debe ser un ejemplo de honradez, una mujer en la política debería dar ejemplo de lo importante que es saber conciliar, esa palabra con la que os llenáis la boca todas. Tu ejemplo es, yo no sé conciliar y básicamente me la pela, dejo al niño y me vengo a repartir ministerios y limpiar las sillas donde estaban los otros y ahora van a estar los míos.

3.- Tu aparición recién parida dice: “Tengo que volver al curro rápido porque si no lo mismo cuando vuelva después del permiso al que legalmente tengo derecho me han quitado el trabajo”. Que traspasado a la gente normal quiere decir, si os cogéis el permiso que legalmente os corresponde…lo lógico es que cuando volváis os hayan dejado de lado en vuestro trabajo.

4.- Ya sé lo que me vas a decir…es que mi trabajo tiene unas circunstancias concretas, es importante, es vital. Si, ya sé…tienes el síndrome de “mi trabajo es darle al ON del sol para que la humanidad arranque cada día”..pero tengo malas noticias para ti: tu trabajo es exactamente igual de importante que muchos otros y mucho menos importante que algunos que se me ocurren. O me vas a decir que jugar a conspirar, dar ruedas de prensa, hacer interpretaciones torticeras de la realidad y mirar cuanto poder tienes en la cartera es más importante que por ejemplo ser cirujana de trasplantes, profesora, enfermera o cualquier otra cosa de esas que de verdad sirven para algo.

Aún así, lo importante de esto no es si tu trabajo es o no es vital para la humanidad, si tú estas contenta por mi estupendo. Lo grave es el mensaje que das: vosotras piltrafillas con vuestros puestos de cajeras, secretarias, comerciales, dependientas, administrativas de cualquier clase, ingenieras, arquitectas, ópticas, químicas, físicas…, podéis tener un permiso de 16 semanas porque al fin y al cabo vuestros trabajos son poco importantes…yo como soy guay y quiero ser más guay todavía no puedo cogerme esas 16 semanas. Es decir, “si queréis tener un buen trabajo de responsabilidad y que os respeten…amigas...no os cojaís la baja de maternidad”.

Años de pelear por algo a la puta basura por tu afán de protagonismo.

5.- Conciliación es una palabra que en tu boca suena a insulto. Conciliar no es lo que tú haces. Cuando estás forrada de pasta como para tener ayuda en casa que se quede con tu bebe RECIEN NACIDO o en tu curro son tan comprensivos como para llevártelo allí al despachito de 50 metros cuadrados...eso no es conciliación. Conciliar, reina mora...es ganar 900 euros, que no te den plaza en una guardería pública, que tu familia viva lejos y no puedan ocuparse del bebé y tener que currar 8 horas clavadas sin posibilidad de decir: uy...no vengo que el bebé está malo…y a pesar de todo...conseguir organizarte para ser buena en el curro y ocuparte de tus hijos… Quiero decir que si buscas conciliar en el diccionario, jamás saldrá tu foto.

Para que veas que no soy tan malvada como para decirte que deberías haberte privado....ELIMINADO...perdón...de la fiesta por el triunfo, entendiendo que quisieras ir  a celebrarlo a la oficina, con tus amigos y tus colegas. Tener un niño no significa no salir de casa para nada, pero...lo que te delató querida...es que tú no querías solo participar de la fiesta...querias pegar el careto, ser el perejil de todas las salsas, que quedara claro que nadie iba a quitarte el sitio…aún a costa de tu maternidad y tu “crio”….

Por supuesto que te estés saltando la ley que establece que las 6 primeras semanas son de OBLIGATORIO descanso para la madre.., ya ni lo considero, porque total... ¿para qué va a cumplir la ley una mujer que se supone que tiene y va a tener un papel fundamental en la promulgación de las leyes durante los próximos 4 años? Tonterías sin importancias…y ya se sabe...quien hace la ley hace la trampa.

Me jode hasta el infinito el uso torticero, interesado y fuera de la realidad que hacéis del embarazo y la crianza. Con vuestra pose lo único que conseguís es pisotear lo que han conseguido otras, burlaros de los esfuerzos diarios de mogollón de madres que trabajan fuera de casa, a las que les mola su curro, quieren hacerlo bien, tienen ambiciones por mejorar y a la vez cuidan de sus hijos lo mejor que saben.

Lo peor no es que me parezcáis unas memas...lo peor es que nos tomáis a las demás por memas.

Ahora, estoy esperando la próxima entrevista  en la que digas que “la maternidad es lo más importante que te ha pasado, que te ha cambiado la vida y que como todas las mujeres tienes que hacer malabarismos para conciliar tu papel de madre y trabajadora

…ya me estoy descojonando..por no llorar.

10 comentarios:

Sebastián Navarrete dijo...

Tema complejo.
Yo creo que lo importante es que la mujer pueda y tenga derecho a tener su permiso maternal de cuatro meses y si fuera más, como en otros países de Europa mejor que mejor. Ahora, si quieren renunciar a ese derecho, o que sea su compañero el que lo disfrute, eso ya es problema de cada cual. Pero lo importante es tener ese derecho y tratar de que se pueda ampliar a más tiempo. Todo dicho desde un punto de vista, que para nada estará en lo cierto.
Abrazos.

Juan Nadie dijo...

Estoy de acuerdo con Sebastián Navarrete.

El Náufrago dijo...

Envidio a las personas que tienen las cosas tan claras, se sienten tan seguras de sí mismas y se permiten dar ‘consejos’ a los demás sobre lo que tienen ‘obligación’ de hacer.

Me gusta esa rotundidad en el lenguaje de acuerdo con el ‘hervor de la sangre’. Me preocupa que lo que hacen los demás, le ‘provoquen hostilidad, hagan chirriar sus dientes y se clave hasta las uñas’, pero me alivia que se tome con humor y se ‘descojone en vez de llorar’ los errores y quebrantos de los demás.

Es la mejor manera de poder hablar tranquilos los unos a los otros: “Voy a explicártelo muy clarito… porque me jode hasta el infinito el uso torticero, interesado y fuera de la realidad que hacéis…" Amen

Que sea pacífico el sábado, Campu

Anderea dijo...

Pues yo, salvo el "querida" inicial, suscribo de arriba a abajo la carta.

Hacer, que haga lo que se le ponga en la punta de donde se le dé la gana. Pero, desde luego, yo no la quisiera como amiga ni como gobernante ni como legisladora ni como madre ni, mucho menos, como cara y voz (por cierto vaya voz desagradable) que aparezca con mucha frecuencia en radios, revistas, televisiones.

Y no me parece brava, sólo bruta. Y, con su hijo, casi cruel. ¿Casi?

Gracias, Campu, por traerlo aquí.

Jota Ele dijo...

Una vez más, como hago casi siempre con tus entradas, he leído con atención la "carta" de esta "señora" o "señor", (eso de que se "descojone" me descoloca un tanto), que, según parece, lo que quiere es "conciliar".

Y me arrepiento de haberlo hecho, la verdad. Lo hago, porque no he visto ni oído decir tantas sandeces juntas, vomitando bilis por todos los poros y de una forma tan basta, haciendo gala de un sectarismo tan brutal y tan chabacano que sobrepasa mi capacidad de comprensión.

Podría rebatir todos y cada uno de los "argumentos" utilizados por el autor/ra de semejante mamotreto, pero sería darle una importancia que no tiene. Seguramente estará encantada/o con esa ley, (se ve que es un ente muy "legal"), que no permite a una niña de 16 años beber una cerveza, pero sí abortar no ya sin el conocimiento, sino sin el consentimiento de sus padres.

Está claro que una persona que, en el ejercicio de su libertad, decide trabajar más y mejor en beneficio propio y de los demás es una pecadora que merece pudrirse en el fuego del averno, no vaya a ser que contagie a los demás paisanos y haya que hincar el lomo con esfuerzo para mejorar las cosas.

O sea. Una guarra, vamos.

En cuanto al comentario que me precede, sólo decir que el problema no es que no quiera a Soraya como amiga, sino que Soraya la quiera a ella como tal.

Porque, como gobernante, legisladora y madre, la va a tener que soportar y ello, por un simple ejercicio de democracia.

Vaya que sí.

Saludos, Campurriana.

Luis Lópec dijo...

Besitos conciliadores, campu :-)

Campu dijo...

Ayer leí la carta y escribo el día después sin haberla releído por lo que habré olvidado detalles pero no importa. Lo que indica Sebastián en el primer comentario me parece coherente, salvo con una matización y es que hay que distinguir entre puestos y puestos. Existen algunos que están ligados a tremendas responsabilidades o debieran estarlo al menos, por lo que no está de más pararse a meditarlo. Que la política juega un papel importante en la decisión de Soraya seguramente también sea cierto. Es una lástima que yo crea que tampoco la echaríamos de menos los meses de baja pero ése ya es otro cantar. Desgraciadamente, lo pienso de muchos que se supone toman las decisiones importantes.

Gracias de nuevo a todos por aportar tanto al saloncito, por compartir opiniones...

Anderea dijo...

"En cuanto al comentario que me precede, sólo decir que el problema no es que no quiera a Soraya como amiga, sino que Soraya la quiera a ella como tal".

Eso que dice este señor no me parece ningún problema, sino, más bien, en el remotísimo caso de que se diere, un alivio y algo absolutamente esperable.

Y puestos a aguantar al PP en mayoría, la guinda de esta señora Soraya, es un mal muy menor, algo molesto, pero muy menor.

Ahora, lo de aguantarla como madre... No me resulta nada obligatorio ni como ejercicio democrático ni debido a ninguna otra causa. Afortunadamente, tengo la mía con la que me llevo extraordinariamente bien, tal vez, porque, lejos de la forma de ser de esta señora, es de esas personas humanas que construyen, perdonan, disculpan y se saben mantener de maravilla en un segundo y tercer plano, sin nigún afán de poder ni de notoriedad. De modo que "vaya que nó".

Y en cuanto a si el resultado de ese trabajo de mayor cuantía y mejor será beneficioso o no para el hijo de esta señora, dejemos pasar el tiempo... y hablemos después.

Por lo demás, los tonos, insultos, juicios, no argumentaciones y acusaciones, tergiversaciones... dieran la impresión de que el comentarista estuviera hablando desde la rabia partidista... Pero como no le conozco de nada... ¡vaya usted a saber!

En fin, tampoco me preocupa. Hay más mundo que el del PP, hay más formas de trabajo responsable y ejemplar que el que conlleva dejar a tu hijo recién nacido sin necesidad de hacerlo...

Buenas noches para todas y todos, incluido el señor JL.

Ripley dijo...

bueno vamos a ver, en mi opinion y en este comentario no hay nada de ideologia, un derecho no tiene porque ser una obligacion. y me explico

resulta que el aborto en españa es "un derecho", bueno, pues vale, pero nadie tiene obligacion de abortar.

creo que con esto basta. las 16 semanas son a todas luces un "derechito" insuficiente y la conciliacion laboral en españa es inexistente comparada con por ejemplo los paises nordicos.

en cuanto a lo de llamar crio a tu propio hijo recien nacido se me hace feo. yo soy liberal y soraya no me cae bien pero eso no tiene ninguna importancia.

un beso

jesus dijo...

hola jota ele, si tienes tantos argumentos, exponlos y los debatimos. si no abstente