18 de diciembre de 2011

Una vez estuve en Oporto...



En esta serie de fotografías imperfectas seguimos y hoy le ha tocado a la carpeta que contiene ese viaje a Portugal que hice hace ya unos cuantos añitos...(¡cómo pasa el tiempo, por cierto!)

 Y aprovechando, dejo de fondo su voz; la de Cesaria.
Seguiremos escuchándola aunque se haya marchado... 

Disfrutad de esta tarde de domingo, navegantes. Por mi parte, tontorrona...
:)

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Las tardes de los parecen el día antes de la ejecución.

Me gustan las dos fotos.

Besos.

Luis Lópec dijo...

Espero que te guste.

http://www.youtube.com/watch?v=5j43jHk39CA&feature=youtu.be

Douce dijo...

Me gustan las dos fotos, pero no sé por qué, esa perspectiva del puente me eleva y me abruma a la vez.

Ahora mismo, cuando abría tu salón estaba escuchando la "Sodade' de Cesaria Évora. Muchas veces me he empapado de la voz y la nostalgia de la 'princesa descalza'.

Seguiré oyendo su voz y sentiré ese ritmo entre festivo y dolorido.

Mañana le dedicaré un recuerdo.

Buenas noches, Campu

Manuel Vega Gamiz dijo...

Son dos fotos muy buenas

Pedro Ojeda Escudero dijo...

A mí siempre me pareció una ciudad hermosamente contradictoria.

Goyo dijo...

Tengo que ir, tengo que ir, tengo que ir... A ver si de este año no pasa, que tampoco está tan lejos.

Muy chulas las dos imágenes.

Campurriana dijo...

Toro, es una buena descripción de esas tardes de domingo...

Luis, no es que me gustase, es que me ha encantado tu reportaje-homenaje a la ciudad decadente...hermosa decadencia...(si uno no se para a meditar, claro)

Douce, seguro que Cesaria te estaría muy agradecida. El puente vaya si eleva...recuerdo algo de vértigo y todo...

Manuel, soy consciente de que no son buenas pero algo me transmiten ambas. Quizá por el recuerdo vivido, por la hermosa decadencia de Oporto de la que hablaba antes, por ese puente tan bello...incluso en mis fotos es buen protagonista.
;)
Por cierto, encantada de conocerte.

Pedro, en ese viaje visité Lisboa y Oporto y ambas me parecieron únicas, cada una a su manera...

Goyo, no está tan lejos y bien merece la pena el paseo. Ya me contarás si te animas. Seguro que cuelgas fotos porque, como protagonista de imágenes, Portugal es único.