6 de agosto de 2012

Nostalgia



He vuelto a oler su ropa, la cama donde dormía y esa manta que solía tener sobre las rodillas a pesar del verano. Lo necesitaba después de la última vez. Como necesita un niño el roce con su madre para descubrir la ternura del mundo que lo acoge.

He vuelto a escucharla, a acariciar sus manos pequeñas y trabajadoras, a darle esos besos que tanto reconfortaban.
En cada lugar donde ella solía estar, de un modo muy especial, sigue estando. 

Regreso con calma y con nostalgia.
Regreso feliz.