10 de marzo de 2013

Los amantes pasajeros de Almodóvar (coitus interruptus)

  
No he leído aún ninguna crítica de esta película. No me gusta leerlas antes de escribir la mía para no verme ni mínimamente influenciada por lo que puedan decir los otros. A veces, sin pretenderlo, hacemos nuestras esas reflexiones ajenas y es justo lo que pretendo evitar yo al escribir mis comentarios sobre las películas que voy viendo, las películas a las que me voy enfrentando más bien... 

Muchas de las cintas, como he dicho en alguna ocasión, ya ni las menciono. Las olvido con el tiempo o sin él porque no merece la pena recordarlas por ser totalmente prescindibles, por no aportar absolutamente nada, por ser malas sin más; las malas "con más" sí que las recuerdo por aquello de no volver a caer en las mismas redes en un futuro. Sobre todo porque, con todas las de la ley, puedo decir que restan instantes de vida y eso es muy grave cuando ya sabemos que nuestros minutos sobre la faz de la tierra están contados. Deberían tomar nota de ello los directores para próximas ocasiones.

La película "Los amantes pasajeros" no me ha gustado, la verdad. Tampoco la recomiendo. Echo de menos al Almodóvar de Mujeres... pero es cierto que esos tiempos ya no regresarán y hay que asumirlo. A pesar de todo, debo decir que sí ha habido momentos en los que me ha hecho reír aunque fuesen fugaces y eso hoy en día se agradece. Es una historia almodovariana, del Almodóvar de hace tiempo pero con silencios entre frases...no sé cómo explicarlo. Parece que esperaba pacientemente un actor a que el anterior acabase de actuar para comenzar él a desempeñar su papel...algo extraño. Como si no hubiese una continuidad en la historia, como si se estuviese rodando por escenas tremendamente cortas pero olvidándose al final el momento del retoque-perfeccionamiento que une el papel de todos para "rematar" con "xeito" (maña) y de alguna manera.

Sexo, baile, homosexualidad de pluma y plumón, mucho alcohol y disparates varios. Todo esto aderezado con buenos actores que se veían un tanto perdidos entre tanta "interrupción" o coitus interruptus. El peor, desde mi punto de vista, fue Hugo Silva, por muy bueno que esté, y es que el papel no lo hace creíble en absoluto. El otro buenorro me sorprendió positivamente; ése al que llaman El Duque. La interpretación la defendió mejor de lo que esperaba yo, la verdad. Hizo lo que tenía que hacer y le creí. Ya es bastante.

Muy buenos, como no, los tres azafatos. Me quedo, sin duda, con las miradas de Carlos Areces que es un genio para hacer reír. Sólo mirarlo y sueltas una carcajada.

Y el momento elegido...pues el del baile de los tres anteriores y otro detalle que no pienso desvelar por no fastidiar la película de alguno que se atreva a ir a verla a partir de este momento, a pesar de mi no-recomendación. 

Del resto, añadiría que las interpretaciones de Pe y Banderas al principio de la película dan vergüenza ajena. No sé por qué demonios tienen que imponerles ese acento fingido...quedaría mejor el suyo, mucho mejor. Aún así, es una escena vacía desde mi punto de vista. Totalmente vacía aunque siempre para promoción queden bien sus nombres en los créditos.

Y luego están los demás pasajeros...pero no digo nada más. Por si las moscas.

Ni que decir tiene que Almodóvar se despachó a gusto con la crítica de actualidad. Alguna un tanto irreverente, diría yo. Pero bueno, ahora ya no nos llama nada la atención por todo lo que vemos en los medios...

Allá ustedes!





4 comentarios:

Juan Nadie dijo...

¿Almodóvar? ¿Quién es ese?

Juan Nadie dijo...

Ah, calla! Aquel de "Mujeres..." ¿Y qué fue de él?

Douce dijo...

Campu,

Lo siento, pero ya no como de eso. Y que conste que no es por 'subrayarme'.

Razones de 'vejeztud' y pérdida de apetito me lo aconsejan. Espero que la peli no se parezca al trailer.

Me quedo con tu crítica ...Me hago una idea

Provechosa semana

Campurriana Campu dijo...

Juan, no me creo que no conozcas a Almodóvar. Eso es como no conocer a La Esteban!!!
:)

Náufrago, no la recomiendo. Quizá para una tarde tontorrona en casa. Nada más.

Felices sueños.