23 de mayo de 2013

Desactualizada de desinformaciones



Pues sí. Me encuentro en este estado en el que, por otra parte, quiero permanecer en la medida de lo posible. Me encanta estar desinformada de desinformaciones y hasta que no tenga que estarlo por narices, y ya entonces será de otra manera, prefiero continuar vagando por esta "inconsciencia" fuertemente deseada. 

Últimamente estoy por otros caminos. También he echado de menos a los que se han marchado pero, por suerte, el ser humano tiene una fuerza especial para retener talentos, historias dulces, filosofías que servirán para nuestras actuales vidas y las que vengan. Me quedo con esta "acogedora" foto de Douce en uno de sus rincones favoritos. Me da paz, serenidad. La serenidad que necesitamos todos en las situaciones delicadas de la vida.

Esta vez le quiero enviar un fuerte abrazo a Ripley, que sé que no está pasando por uno de sus mejores momentos. 

Sólo eso.

3 comentarios:

Douce dijo...

Hola, Campu

Hablando de 'desinformaciones desinformadas', personalmente lo trato con bastante tacto. Es curioso que periódicos, periodistas y por supuesto los que manejan la pasta, según soplen los vientos nunca hablan de sí mismos ni se autocritican.

Son perros que no se muerden entre sí (con el respeto a los pobres canes). Siempre disparan fuera, a lo de arriba pero nunca se examinan a sí mismos y se cuidan de no molestar demasiado a los colegas

No son los lectores lo que marcan la pauta. Desgraciadamente es al revés: prensa, radio, los de las imágenes nos entretienen y moldean al personal, según sus intereses.

Informarse sí, pero con mucha cautela.

En fin, que con toda esa 'des-información' descuidamos lo esencial de lo que somos y queremos.
Ánimo para Ripley y para todos que lo necesitamos. La de la foto sabía muy bien lo que quería.

Buen fin de semana. ¿Es primavera?

marian dijo...

Douce se parece bastante físicamente a mi perrita, en lo demás...es clavadita. Ellas sí que saben lo que quieren (hablo en presente:)

Campurriana Campu dijo...

Es un lujo estar desinformada de desinformaciones. Sólo me informo a través de lo que veo cuando bajo a la calle, en la oficina, en las conversaciones de ultramarinos de barrio, en los parques y lugares de reunión entre amigos...
Ésa sí es la vida de verdad; la que nos toca cerca, unas veces por suerte y otras por desgracia.

Mucho nos queda por aprender a los seres "moldeables".

Feliz día a todos. Por aquí, de momento, soleado.