26 de abril de 2014

Mis lecturas de estos días: LUGARES QUE NO QUIERO COMPARTIR CON NADIE de Elvira Lindo

Fuente de la imagen

Últimamente necesito evadirme. La lectura es una de esas vías de escape que aporta más riqueza si se sabe elegir bien. Es como todo. Es cierto que un libro también puede aniquilar neuronas como un Sálvame cualquiera. Creo que ya os había hablado de ese dolor físico de la pérdida de neuronas, plof plof plof...latidos en la sien que avisan de una muerte cercana por embrutecimiento.

Buscaba en estos momentos unas páginas frescas, cercanas, con esencia. La esencia que otorga, sobre todo, la sinceridad de una persona. Puede que Elvira decorase las anécdotas y pensamientos desnudos con cuidado y mimo,  pero suenan tan sinceras sus palabras que es como si se tratase de una conversación en un acogedor café con una amiga a la que te reencuentras después de algunas experiencias profundas de la vida; esas experiencias marcadas principalmente por el cambio, el cambio constante e inevitable de todas y cada una de nuestras vidas.

N.Y. nos espera y, a partir de ahora, Elvira viajará con nosotros de alguna manera si pisamos en un momento próximo esta ciudad con innumerables locales y apartamentos rebosantes de historias personales. 

3 comentarios:

Ripley dijo...

Pues no se, me faltan datos. No he leido nada de la Elvira novelista, sí de la columnista.

Estar casada con el director del Instituto Cervantes en Nueva York y académico de la lengua no se si ayuda o no.

Tiene aspecto de simpática y la he visto en algunos pequeños papeles o cameos en el cine.

Pero que demonios! si es lo que te pide el cuerpo, pues adelante.

Te contare un secreto o dos. Aunque estemos en las antípodas del pensamiento me gusta como escriben Laura Echeverría y Almudena Grandes que además es fumadora y del atletí. Y dijo que ella fusilaría cada mañana a dos o tres que no piensan como ella.

Yo leo sin prejuicios, lo digo siempre, creo porque es evidente que el talento para lo que sea, nada tiene que ver con el pensamiento político de esa persona. Por eso puedo decir que Willy Toledo me parece un buen actor o Sabina un gran poeta y cantautor aunque me parezcan dos seres deleznables.

besos desde la 1:37

Douce y el Náufrago dijo...

Hola, Campu

No he leído a la Lindo. Últimamente ‘leo otras lecturas’, pero eso no viene al caso y es asunto de don Nau.

Me quedo con lo del segundo párrafo. El de “las páginas frescas, cercanas, con esencia”. Si eso es así: ¡chapeau!, vale la pena una larga charla con una ‘amiga, amigo’ y conversar sobre las experiencias de la vida y quedar con él o ella para otras charlas de café. Son muy reconfortantes.

… Y luego: a cualquier otro “Sálvame”

Mis felicidades, Campu

Campurriana Campu dijo...

A mí siempre me ha gustado cómo escribe, Ripley. Me da igual con quién esté casada. Sé que en el fondo es una mujer afortunada porque vive de lo que le gusta hacer y puede permitirse hacer lo que le gusta. Eso es una suerte que seguramente, si estuviese ella aquí, tendría muchas puntualizaciones. Desde fuera se simplifican las cosas. Lo sabemos.
No sé si te refieres a Lucia Etxebarría. Yo he leído algo de las dos y la verdad es que no estoy tampoco en el mismo bando. Me agotan los temas que tocan y ese buenismo, esa forma de buscar siempre en la misma mierda y no en mierdas distintas...no sé si me explico.
Respecto a su forma de escribir, pues me gusta más la frescura de Elvira. Sin prejuicios, Ripley. Te lo prometo. De Lucía leí en su día sus libros cercanos al escándalo sexual y me parecieron básicos aunque entretenidos. Y Almudena con la Guerra aburre un poco, aunque la he leído menos...

Sabina es un poeta pero también un buen pájaro. Y Willy Toledo no es mal actor, no nos vamos a engañar...
Incluso, Víctor Manuel es un buen letrista, un poeta también a su manera aunque nada que ver con el gran Sabina.

Un abrazo y feliz tarde. Aprovéchala.

Nau, ¡qué alegría verte!. Últimamente haces bien en leer otras lecturas...hay muchas lecturas en esta vida y no hace falta que se den con un libro entre las manos...

Yo acabo de comprar otro. Ya os contaré. Tengo tantas lecturas pendientes y sigo comprando nuevas...

Que pases una feliz tarde de domingo. Recién rematada la sobremesa y quizá abra un libro de papel. Siguen siendo mis preferidos...