24 de junio de 2014

Cuando viajamos...


Cuando viajamos, abrimos aún más los ojos. Es como si quisiésemos atrapar momentos porque sabemos perfectamente que de ellos viviremos el resto de nuestras vidas.

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

por eso hay que salir del pueblo, aunque sea con un libro si no se puede con los pies
Besos.

Ripley dijo...

pues yo mas lejos que he viajado ha sido a Portugal. Y te voy a contar dos secretos o tres.
1. Me da miedo volar.
2. La primera vez que fui a Portugal ocurrió durante una convivencia del colegio cuando fuimos a ver al papa Juan Pablo II. Esa es la versión oficial, la verdadera es que los de la pandilla marchamos a conocer mundo, palabras y chicas.
3. Como he vivido en Badajoz y ya tenía el carnet de conducir sacado con 18 añitos y todo a la primera, pasaba con frecuencia al país vecino que quiero mucho.

¿y por que te cuento yo todo esto? ¡Ah si! porque hay parte de razón en lo que dices, pero también los otros se pueden acercar por aquí, es mas o menos lo mismo ¿no? Los momentos son solo eso momentos y ocurren a todas horas en cualquier lugar del mundo. Yo por ejemplo me acabo de duchar y estoy secándome al aire, sí, correcto ando despelotado pero cubriendo mis partes nobles no vaya a ser que me electrocute con el ordenador.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Pedro, sin duda los momentos se encuentran en todas partes. Mi concepto de viajar no implica distancias determinadas sino observaciones constantes. Uno viaja hasta cuando baja a comprar el pan.

Ripley, me has hecho imaginarme cosas que no sé si podré conciliar los sueños varios...
;)

Un recuerdo especial a Jan Puerta. No se me va de la cabeza...él en su viaje definitivo...