25 de junio de 2014

Jan Puerta y su legado






Me duele ver su blog porque era uno de mis blogueros-fotógrafos favoritos. No sólo valiosas sus fotografías, sino también valiosa su forma de expresar con palabras aquellos pensamientos que sirven para llenar este vacío que nos rodea tantas veces, con formas definidas. Jan era de esas personas que se esconden en el mundo virtual y lo dulcifican, lo enriquecen continuamente otorgando a los días y a sus momentos la importancia que merecen, incluso aunque a veces los temas sean duros, voraces.

Me hizo acercarme a Chile y desear con todas mis fuerzas conocer Valparaíso (espero hacerlo algún día). Recuerdo con especial cariño a sus canes callejeros a los que dediqué esta entrada allá por 2009: 
Homenajes deliciosos en cada uno de sus posts, en cada recuerdo de Jan que, generosamente, compartía con todos nosotros.

Recuerdo también sus homenajes a las ciudades, a los lugares, a sus gentes sobre todo. Hacía tiempo que no escribía en su bitácora pero siempre le he tenido presente, desde que conocí su rincón mágico. Le escribí el pasado abril tras uno de los terremotos de Chile y me respondió amablemente. Cada vez que escucho algo sobre este país me acuerdo de él y de sus retratos. Seguiré haciéndolo.

No pude creer la noticia de su fallecimiento esta mañana. Me enteré mientras estaba desayunando por un comentario en Facebook de Mariluz GH. La muerte, sin duda, aparece cuando menos la esperas…también cuando la esperas. No nos libramos de ella y la obviamos injustamente. No estamos tratándola como merece en esta sociedad que se pierde entre tantas cosas inútiles, infructuosas.

Estaba leyendo ayer un libro de Rosa Montero en el que se trata el tema de la muerte con deliciosa sinceridad y sencillez. Decía la autora, tras la muerte prematura de la que fue su pareja muchos años...si hubiese sido consciente, te habría querido no más, pero mejor. Tantas cosas se nos escapan por alejarnos de ella...

En el caso de Jan, creo que siempre le hemos apreciado y valorado, y dan fe tantas muestras de cariño existentes por la red desde que se ha conocido la triste noticia. 

Nos deja su obra; un gran legado para disfrutar aunque transcurran mil años...Porque es Historia con mayúsculas y prueba de una sensibilidad digna de ser recordada para aprender, para seguir aprendiendo de nosotros mismos.

Hasta siempre, Jan. Buen viaje, amigo.
Un recuerdo especial para los que te han tenido más cerca.


11 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Se unió tanto a mi Acequia que me duele su muerte, próxima, cercana.
Un gran fotógrafo, un luchador, una gran persona. Sé cosas de él que jamás contaré y que le hacen grande.
Besos.

Campurriana Campu dijo...

No lo dudo, Pedro. Es curioso lo que duelen también esta despedidas que sentimos tan cerca, aunque haya muchos que aún no lo comprendan.

Juan Carlos dijo...

Hace nada que me enteré de la noticia y me ha dejado de piedra. Sus fotografías me ayudaron a entender qué es lo que hay que ver cuando se mira por el objetivo. Descanse en paz.

Jota Ele dijo...

Me he enterado hace un rato y me he quedado estupefacto.

Tuve cierta relación epistolar con él. Incluso me pidió si le podría encontrar un te especial en Madrid para mandárselo. Desgraciadamente, no lo encontré aunque sí unos parecidos.

Como he escrito en su blog, sus amigos los perros abandonados de Chile y nosotros, sus amigos blogueros, nos hemos quedado huérfanos y de luto riguroso.

Descanse en paz Jan Puerta. Era uno de los nuestros y de los buenos en el mejor sentido de la palabra.

Campurriana Campu dijo...

Juan Carlos, no me extraña que te hayas quedado de piedra. No es para menos. Yo lo he sentido tanto. Es como si un trocito de nuestro universo bloguero se hubiese quedado más pequeño. Gracias a sus pequeñas grandes obras, seguiremos recordándolo siempre. A mí también me enseñó muchas cosas.

Jota Ele, acabo de leer lo que has escrito en su blog y es precioso. Me ha hecho estremecer. Y, es cierto, nos quedamos un poco huérfanos. Las pérdidas siempre dejan huella. Siempre.

Precioso lo que ha escrito Xuan Rata también en su blog. Lo dejo aquí:

La esquina doblada (a la memoria de Jan Puerta)


Ripley dijo...

ya he comentado mi pesar por tan triste pérdida y la manera en que se ha producido.

Yo también le escribí cuando el terremoto.

Jan era mucho mas que un fotógrafo o escritor. Era casi un personaje de ficción, alguien que no podía ser de este tiempo, recuerdo su vieja furgoneta, sus cafés tempraneros, su chimenea, recuerdo sus perros abandonados y cuyas imagenes transmitían un dolor tremendo por la maldad humana.

Siento mucho que no encontrara ese editor que tanto buscaba, aquel que entendiera su trabajo. Realmente no era nada tarea fácil pero hubiera sido bonito.

Ve con Dios amigo, allí estará esperándote un café en manos de Ana María Matute.

Y para tí Campu, un beso enorme.

Campurriana Campu dijo...

Ripley, sé que lo apreciabas mucho. Sé que visitabas su rincón mágico a menudo. Me encanta esa definición que haces de Jan. A él también le gustaría. Estoy segura. Era casi un personaje de ficción.

Le echaremos de menos.

Gracias, Ripley. Por ese beso enorme.
Otro para ti.

Douce y el Náufrago dijo...

Campu,

Lo conocí por "País de las últimas cosas", sobre todo por 'sus' perros. Cada foto que veía era toda una historia, una vida y para mí ya era un hombre entero y hondo.

Lo siento, pero al mismo tiempo sequirá formando parte de un rincón de mí con estos 'bichitos', sobre todos los más abandonados.

Trataré de guardarme unos de sus trocitos.

Todo mi cariño para él y a ti que me lo enseñaste.

Campurriana Campu dijo...

Nau, era un amante de los animales porque lo demostró. Observó con ojos sensibles todas esas miradas caninas que tanto saben expresar. También supo plasmarlas en esa serie maravillos de los perros del mundo, los perros y sus números...
Gracias, Nau. Estoy segura de que todos los bichitos lo agradecerán.
También le echarán de menos.
Penita. Mucha.
:(

Ana Manotas Cascos dijo...

Ha sido una tragedia, siempre me han gustado sus fotos. Es una pena, con lo joven que era.
Todo mi apoyo a su familia.

Campurriana Campu dijo...

Sin duda, Ana. La vida es así de dura y por eso tenemos que comportarnos lo mejor posible con los que tenemos al lado. Aún podría tener mucho tiempo por delante. Injusto. Mucho.

Un abrazo y gracias por tus palabras.