29 de agosto de 2014

Más piedras en el camino



Y sigo con las piedras que nos observan desde las alturas. 
A veces me pregunto por qué no nos echan un escupitajo.

5 comentarios:

Ripley dijo...

lo del escupitajo tiene fácil arreglo y no no cuentes conmigo para eso, basta que levantes la cabeza lo sueltes y esperes la caída.

Todo lo que sube baja, igual que todo lo que entra sale. Ya me entiendes.

Divagaciones a las tres la madrugá. Cuando salga el sol volveré a ver que demonios escribí.

Besos

Campurriana Campu dijo...

jajajajaja

Ripley, ¡eres único!

Yo no recuerdo a qué hora tuve este pensamiento. Pero os aseguro que mis pensamientos, como se me ocurren salen. Así de sinceros y así de fácil.

Creo que merecemos muchos escupitajos en el cogote, tal y como tenemos el mundo que nos acoge...

Aprovechad el día, navegantes. Éste no vuelve.

Ripley dijo...

Las 9:25 hora de acostarse. Me está entrando sueño. Con pastillas, claro.

Besos, los primeros del día.

Campurriana Campu dijo...

Que usted lo descanse bien.

Un poco tarde te acuestas, ¿no?...y esas pastillitas, ¿no podrían tomarse antes también?...

Un abrazo y felices sueños y despertares.

Ripley dijo...

Sí pero es que antes de las cuatro no tengo estómago. Es cuando mas activo e inspirado estoy. Anoche me lié con unos cambios en el diseño del blog y te lo juro por la cobertura de mi móvil que no dí ni un solo bostezo.

besos