30 de diciembre de 2014

A veces, el frío es cálido...



Me gustan los lugares fríos en Navidad. No concibo el escenario veraniego en estas fechas aunque, quizá, algún día me atreva con él o lo necesite forzosamente. Hay personas que huyen de las Navidades acudiendo a islas soleadas y calurosas. Es una opción si huyes porque necesitas huir. Todos tenemos derecho a no enfrentarnos a nuestras ausencias en ciertas ocasiones.

Yo, de momento, persigo copos de nieve.

Y vosotros, ¿qué perseguís?...

7 comentarios:

Juan Nadie dijo...

Yo también persiguo copos de nieve, que últimamente por aquí no caen. Es un despropósito.

Sergio DS dijo...

Se suele perseguir la felicidad, aunque más fácil es perseguir copos de nieve.

En cualquier caso, ¡Feliz año nuevo!.

Douce y el Náufrago dijo...

BERTA Y NAU

Me gusta la nieve, la disfruté de pequeño y no sentía el frío. Ahora, hace tiempo que ya no veo los copos de nieve al borde del mar y tampoco siento el frío.

Algo de calor llega de otro tipo: Que sea “Nuevo el Año Feliz” .-

A ver si cambiando las letras y dejando los números 2015, resulta mejor.
Pinta buena, no tiene

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Por eso a mí también me gustan los lugares en los que las estaciones se marcan.
Besos.

Ripley dijo...

Hay una youtuber fotógrafa argentina que se ha ido a pasar las navidades con nieve...nada menos que a Letonia, con escala en Madrid.

El frío es mucho mejor que el calor, es mas sano, se combate mejor, no hay mosquitos, duermes arropadito...

Creo que todos necesitamos lo que llamo: "nuestros momentos de soledad" porque sirven para ordenarnos mental y espiritualmente. Pero no todo el mundo lo entiende. Mi ex por ejemplo. Ya no vivimos juntos y no comprende que a mi me guste la soledad y vivir estos días desde el interior. ¡Menuda discusión!. Y cuando dejamos de hablar me bombardea a buasaps.
Solo se puede hablar de lo que ella quiere y por supuesto estar de acuerdo, en cuanto te salgas del guión o digas una palabra mal colocada ya la hemos cagado y yo sinceramente no sirvo para eso, me agota medir cada palabra que digo porque cuando hago eso ya dejo de ser "yo" y el problema es que soy espontáneo, veo sus problemas desde fuera pero no acepta que le diga nada, ni que la consuele o ayude diciéndole todo lo que ha conseguido desde que está en España. Como decía aquel entrenador de fútbol: "siempre negativo, nunca positivo" y yo soy positivista, aun en lo peor encuentro una lectura buena.

Lo de los candados ya se sabe, debe ser cosa de la globalización, había muchos pero yo me fijé en ese vaya usté a saber por que.

Bueno, la foto muy chula.
Besos de madrugada.

Pat.mm dijo...

Maravillosa fotografía! y un más que acertado título! El frío o el calor en estas fechas...¿Qué más da? Lo importante es lo que siente el corazón.

Besos,

Campurriana Campu dijo...

Juan, son una preciosidad cuando los tienes que sufrir poco. Supongo que, como todo (casi todo), se prefiere en dosis pequeñas.

Sergio, ¿qué es la felicidad?...yo, desde hace algún tiempo, le he puesto un nombre: SERENIDAD.

Nau, que sea nuevo el año feliz. ¡Me gusta!

Pedro, necesitamos cambio a lo largo del año para no atolondrarnos. Yo, al menos, lo necesito.

Ripley, la soledad deseada es una delicia. Y el frío deseado también...cuando tenemos con qué combatirlo, claro. Como la soledad...

Pat.mm, gracias por tus amables palabras. Me salen del alma las mías. Eso sí puedo decirlo. Este saloncito me sale del alma y, a veces, por este motivo, puedo ser un poco políticamente incorrecta. Os pido disculpas si hiero alguna sensibilidad porque ésa no es mi intención.
Lo importante, sin duda, es lo que se siente. A eso iba. Y yo quiero compatirlo en multitud de ocasiones.

Feliz año a todos. Sereno año a todos.