8 de diciembre de 2014

De Pablo Iglesias y Sergio Martín y todo lo demás...


A pesar de la dificultad de la plaza, Pablo Iglesias volvió a salir triunfador en la pasada tertulia del viernes, "La noche en 24 horas" de TVE. Aunque un plató de televisión no sea el Gobierno de un país, no hay que restar mérito a este hombre solo frente a muchos y sin miedo a responder a lo que haga falta.

Realmente, si lo pienso bien, la dificultad no residía en la calidad de la mayoría de los contertulios,  precisamente porque fue bastante básica a juzgar por sus preguntas, sino en la actitud del presentador del programa, Sergio Martín, que se puso a sí mismo más de una vez en ridículo, por su agresividad sin sentido. Desde un principio, salió a matar de una forma un tanto torpona, olvidándose por completo de su papel de preguntador-conciliador, que era el que tocaba.

Sigue habiendo miedo y es obvio. Un miedo que se palpa en los periodistas y demás tertulianos que salen con pinganillo-pagador. ¡Cuánto daño hacen los pinganillos, tanto a los que los usan como a los que los padecen-padecemos desde el papel de "receptores"! En un mundo de intereses, como en el que vivimos, se han convertido éstos en la cuerda que mueve a las marionetas, que les paga al fin y al cabo. 

El periodismo ha muerto. Vaya si ha muerto. Por eso me da pereza abrir los medios. Una pereza enorme...

Efectivamente, vienen tiempos duros y difíciles para Podemos, y su equipo lo sabe bien. Es posible que se haga de noche para ellos antes de las votaciones de la Elecciones Generales de 2015, que aún quedan muy lejos desde el punto de vista mediático. Aún así, no les quito el mérito que sí les veo. Merecen un aplauso al margen de las ideologías y de todo lo demás. Es muy complicado, sobre todo actualmente, formar un partido político desde cero y ellos se están esforzando mucho, a pesar de las miles de trabas que les ponen personas y grupos de personas que juegan con el tan manido "miedo al cambio".

Esta entrada sólo pretende ser un reconocimiento a su labor en este sentido. Nada más. Deseo que, con ellos o sin ellos, España pueda llegar a ser un país líder y no un país que se agacha ante los abusos de otros con asquerosa docilidad.

8 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Toda la razón. Una de las cosas que nadie puede negar a Zapatero fue dejar una TVE en el buen camino. Todo eso se ha cortado de forma radical con el gobierno del PP que ha vuelto a instrumentalizar ideológicamente la televisión pública.
El programa fue lamentable en aspectos técnicos pero sobre todo en la agresividad con la que se trató al entrevistado, al que no se le dejó hablar sosegadamente. Una entrevista debe ser, sobre todo, la oportunidad de dejar hablar a quien invitas a tu programa. No fue el mejor ambiente. Se vio desde el principio, bueno, desde antes, solo la presión de los trabajadores consiguió que un líder de un partido en crecimiento tan notable -que nos puede gustar más o menos, pero eso es otra cosa- acudiera a la televisión de todos.
Besos.

Campurriana Campu dijo...

No se trata ésta de una alabanza a Podemos, sino de una crítica dura al sistema de medios que tenemos en este país. Es cierto que no sólo es este país el que está podrido de desinformación. La desinformación, por desgracia, lo pudre todo. Menos mal que, de momento, los ojos no pueden quitárnoslos.

Las entrevistas, desde mi punto de vista, deben realizarse mirando a los ojos, escuchando, ofreciendo confianza al entrevistado, interés personal...

Hoy en día triunfan las entrevistas de palizas continuas y frases-titular pero, que no lo duden los medios, la gran mayoría de los que habitamos este planeta echamos de menos las entrevistas de antes: las de El loco de la colina, las de Pedro Ruiz, las entrevistas sosegadas de otros tiempos en los que el entrevistado podía tomar posición relajada e, incluso, abrirse al público con cariño.

Un auténtico desastre. Casi todo lo que veo en TV.

Por eso aplaudo a Pablo Iglesias. Porque ha demostrado mucha valentía al enfrentarse bien a estas jaurías de periodistas hambrientos de fama efímera, de aplausos por parte de la línea editorial que los alimenta.

Gracias, Pedro.

Juan Nadie dijo...

PI = CM. Lamento esta visión tan simplista, pero es que me lo ponen "a huevo", como decimos por aquí.
Pablo Iglesias = Cantamañanas.

Me "encanta" su expresión de perdonavidas. Todo un tratado psicológico-político patatero.

Campurriana Campu dijo...

Puede ser, Juan Nadie. No te digo que no porque, como he mencionado en algún momento, a mí también me da miedo lo que veo alrededor. Todo lo que veo...

Ripley dijo...

Pedro Ruiz, el loco de la colina y te recomiendo las que hace Jaime Bayly, en particular a su esposa, Silvia que es escritora y lo hace muy bien, ambos escriben bonito, como quitándo a Borges, suelen hacer por allá, a Natalia Jimenez que desborda madrileñismo y chuleria, y sobre todo la que hace a Sabina y a Serrat, y a el Puma. Te las ves en un rato y mañana me cuentas.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Ripley, veré las que me dices aunque no prometo las de Sabina y Serrat....bufffff....si tengo que escuchar más progresía estos días...

Nuestro Pedro "sonrisa de medio lao" nos tiene servidos de ella.

Juan Nadie dijo...

El progresismo, esa especie de cajón de sastre (o cajón desastre) donde caben todo tipo de memeces, y alguna que otra ocurrencia válida.

Campurriana Campu dijo...

Es tan fácil ser progre de boquilla. Las desigualdades se venden como igualdades tantas veces....