12 de diciembre de 2014

"Un hombre paga", de Salvador Sostres

Un hombre paga



Las esposas no tienen por qué saber de dónde sale el dinero de sus maridos, y viceversa. Las explicaciones las da el servicio. Todos nos beneficiamos del dinero de nuestra mujer o esposo. Y somos un matrimonio, no la Policía.

Tendríamos que analizar estos casos con más realismo y menos rabia. Firma aquí, firma allá. Sabina, nada sospechoso de querer favorecer a la casta, así lo canta: «Tu vieja apura el vino que has mercado / y nunca ha preguntado / de dónde sale este parné». Hay que dejar el revanchismo a un lado y recuperar la inteligencia. Un hombre paga, y calla. 

Las esposas no tienen que saber de dónde sale el dinero de sus maridos.
No podemos seguir el rastro de cada euro con el que se nos invita a cenar o se nos hace un regalo. ¿De qué es culpable Cristina? ¿Y Ana Mato? Las esposas de todos los condenados por corrupción o por defraudar a Hacienda tendrían que ser también acusadas. ¿Dónde ponemos el límite? 

La justicia ejemplarizante es lo contrario a la Justicia. Que Cristina se salve por ser Cristina es igual de censurable que Cristina sea condenada por ser Cristina. La fianza que se le reclama es un intolerable guiño a la turba. Se empieza acusando a alguien por ser hermana del Rey y acabas ardiendo por brujería.

La estética también tendría que contar, a pesar de que se me ha tachado de machista: siempre he pensado que es de muy mala educación imputar a una señora. ¿Dónde iremos a parar? ¿Qué dejaremos para los bárbaros?

Que a Iñaki y su socio les pidan 20 años de cárcel también me parece exagerado. Los delitos económicos no pueden compararse a los homicidios. La Justicia no se puede dedicar a dar carnaza a la masa envalentonada. 

Ni España es un país especialmente corrupto ni los negocios -fraudulentos o no- han causado ningún daño concreto a nadie. Tú no eres ni más ni menos desgraciado por lo que Urdangarin haya desviado.
Un poco de calma sería lo recomendable. Cuando se pierde el sentido de la mesura, el linchamiento es el siguiente paso. Ni Iñaki ha asaltado el tren de Glasgow ni Cristina o Mato tienen que saber cómo se pagó una piruleta o un viaje, ni es sensato pedirles que devuelvan el dinero. Que se lo reclamen a sus esposos es lo razonable. Puede que Iñaki hiciera de más y de menos, pero no creo que hablara de dinero con su santa, ningún caballero lo hace.

Podemos centrar el debate público en la corrupción y dedicarnos a engrandecer asuntos que, si bien tienen que ser investigados, no pueden elevarse de categoría ni establecerse que sean estructurales ni tan graves. Las cantidades de las que estamos hablando son la merma habitual de cualquier país civilizado. 

Si los ultrapuros se sienten ofendidos, que lean y que viajen. España funciona, nuestro sistema de garantías asegura una convivencia pacífica y ordenada, y me parece un disparate meter a gente en la cárcel para calmar la ira de cuatro histéricas provincianas.

La civilización tiene que prevalecer. La Justicia no es un estado de ánimo. Las esposas no tienen por qué saber. Un hombre paga y calla.

Fuente 


¿Qué os parece?

5 comentarios:

Ripley dijo...

Pues que sí y no. Dejando de lado el tufo machista del escribiente, a quien no conozco, vamos a lo importante.

Primero, la Justicia no tiene que tener apellidos, "ejemplarizante" se dice ahora. Esto es un absurdo, tiene que ser simplemente "justa" e igual para todos. A tal delito tal pena. Y a partir de ahí el que la haga que la pague. Efectivamente Cristina, que estoy seguro no "eligió" porque eso no se puede hacer, nacer hija y hermana de rey, por ser quien es está viviendo en primera persona las tropelías de su marido. Que ese si que es un golfo pero es evidente que pedir 20 años cuando se están soltando etarras y pederastas o cuando no hay penas para los asesinos de Marta del Castillo o la otra niña que ahora no recuerdo su nombre y lo siento por su madre, me parece que es de tener mal la chaveta.

No se si España es o no un país especialmente corrupto y si en esa España se contabiliza cataluña y andalucía que son, no solo corruptos al 100% sino que sin la corrupción generalizada a todos los niveles de su administración no podrían funcionar. Ni los gobiernos de Suárez ni el breve de Calvo Sotelo fueron corruptos. Haciendo un poco de memoria es con González y la financiación de su partido cuando las cosas empiezan a torcerse. Por cierto ¿que fue del señor X de los GAL? Creo que acaba de nacionalizarse mexicano.

Es verdad. No se puede seguir el rastro de cada euro que gana la gente ni tampoco los regalos entre países ¿o acaso el rey se va a negar a recibir un ejemplar de la Biblia de manos del papa o el papa a recibir un ejemplar facsímil de la Biblia políglota o del Quijote? Naturalmente que no. No me imagino a Felipe VI ni a Berboglio intermcambiando ferreros rocher, un suponer.

La civilización tiene que prevalecer, estoy de acuerdo. La civilización es exactamente eso, que los hombres se dicten y se doten de unas normas de obligado cumplimiento para vivir en paz.

un beso

Juan Nadie dijo...

No estoy en absoluto de acuerdo en casi nada, lo siento, Sostres siempre me pareció un poco "talibán".

Campurriana Campu dijo...

No tienes que sentir nada, Juan. Sostres vive de ser un talibán. De todas formas, no por ello, no veo razón en algunas cosas que dice.
En este caso, sin ánimo de defender lo indefendible, pienso que a Urdangarín le ha tocado la peor parte. Le ha pillado por sorpresa una situación nunca antes ocurrida por sus lares.

Ripley, algo está cambiando. Eso es lo que tiene que pasar.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Las opiniones manifestadas reiteradamente por este hombre me alejan de cualquier aprecio a un escrito suyo.

Campurriana Campu dijo...

Pedro, creo que no se trata de eso. No se trata de negar ciertas evidencias, aun siendo manifestadas por personas que no gusten a uno en absoluto.

No sé si me explico...

La razón puede salir de tantas bocas. Incluso, de las más feas.