26 de marzo de 2015

Accidente A320 de Germanwings



Lo cierto es que me siento (soy) tan incrédula a la hora de leer las actualidades que nos cuentan los medios, que ya he recibido unas cuantas críticas por parte de muchos que habitan mi entorno cercano por este motivo. "No se puede vivir sin creer nada de lo que nos cuentan" "¿Qué nos queda?" bla bla bla
Es que no puedo evitarlo. No puedo evitar pensar que lo que nos van a contar no se va a parecer ni de lejos a la realidad. Y ya no por error sino por intención. Y ya no por intención de la buena (veáse "calmar los ánimos de la opinión pública"), sino por intención de la mala.

Es cierto. Creo que no todo debe hacerse público. Sería una total ignorante si creyese lo contrario. De ahí a que nos tomen por tontos-generadores-de-pasta, va un mundo.

En fin. Haya ocurrido lo que haya ocurrido en este caso, espero que sirva para evitar posibles futuras tragedias. Para ello, es muy importante conocer lo sucedido. Que, al menos, los que tienen en su mano corregir posibles errores, tengan también la información real.

El morbo que nos lo dejen a nosotros. Y a los que lo remueven con tanto salero y con tanto beneficio.

¿Qué importan las familias a una sociedad que tiene empatía 0?

7 comentarios:

Sergio DS dijo...

Personalmente creo que la información oficial es veraz, tanto como sobrecogedora. A mi no me provoca morbo ninguno, sí una profunda pena y una razonable desconfianza por nuestros semejantes, parece poco improbable que te surja un loco a la vuelta de la esquina.

Juan Nadie dijo...

No todo debe hacerse público, estoy de acuerdo. No quiero ni imaginar el espectáculo que montarían los "media", sobre todo las televisiones, con esta desgracia. Morbo en estado puro, que es lo que vende.
Las familias de los damnificados sí deberían conocer esas grabaciones.
Dicho esto, creo sinceramente que la coordinación de la investigación está siendo impecable. Dejemos que saquen sus conclusiones.

Ripley dijo...

Poe degracia en la pirámide de "la información", lo primero es la noticia, después las conjeturas tan rápidas como evidentemente equivocadas pues no tenemos datos para analizar, luego cualquier cosa que se diga no será cierta. Ocurre siempre y siempre por desgracia en esta podrida sociedad las personas son lo último. Cuando leí en prensa digital que la Generalidad había, -que detallazo-, habilitado un número de teléfono para informar a los familiares veo con espanto que se trata de un ¡902!. ¿Como coño se puede ser tan cafre y miserable como para pensar en hacer negocio de una tragedia?. En la web del ministerio el teléfono era uno normal. Por otro lado hoy sabemos que de accidente nada. El copiloto estrelló el avión a propósito y juraría que no fue algo fruto de una enajenación mental transitoria pues eligió muy bien el lugar. De dificil acceso, - y eso hay que planificarlo-, para los trabajos de recuperación de datos y cuerpos, lo escribo así porque en ese orden lo he leído, lo primero era esclarecer qué había pasado, para ocuparse los cuerpos hay tiempo pero es que los cuerpos en abstracto no dicen nada y la gente ha asimilado la estupidez linguista y la importancia de las cosas, esos cuerpos corresponden a personas. En fin, vamos de asco en asco y tiro por que me toca. Yo también creo que toda la información que han ido dando franceses y alemanes es veraz.

un beso

Campurriana Campu dijo...

No digo que ésta no sea la información que ellos manejan con datos reales. Hablo en general. De la desconfianza que se han ganado a pulso los poderes en general. No puedo evitar pensar en las responsabilidades que no asumen y la cantidad de problemas que se ahorran. No puedo evitar pensar en el caso de Angrois.

Campurriana Campu dijo...

Y, es cierto, aquí todo el mundo opina sin tener un conocimiento, sin ofrecer un conocimiento serio a los ciudadanos. Ése debiera ser el papel de los medios de masas y no otro.

Coccinellidae. dijo...

Otras veces han ocultado estas cosas y aquí lo largan con una facilidad...sospechosa. Supongo que si hay algo de falso en todo esto la familia no se quedará callada, bueno a saber, el silencio se puede comprar.

Campurriana Campu dijo...

Me pregunto cómo se realiza el seguimiento de los reconocimientos médicos de los pilotos en este tipo de empresas, si el médico tiene obligación de comunicar la baja a la compañía... Estamos hablando de trabajadores que tienen una gran responsabilidad...