12 de marzo de 2015

La incultura y Pérez-Reverte

Me han enviado esta columna, que pongo a continuación, por correo electrónico. No puedo estar más de acuerdo con Pérez-Reverte. Da pánico asomarse al mundo viendo lo que se ve, lo que se intuye...
¿Qué demonios es eso de que la incultura está de moda, del triunfo de la incultura?
Asco sólo pensarlo. 
Tristeza también.
Y miedo. Mucho miedo.
Fuente de la imagen
Pérez-Reverte: "La incultura es una bestia manipulada por los fanáticos y canallas"
Defiende a la razón frente al fanatismo: "El peor daño de la humanidad son el fanatismo y la estupidez. Cuando están aliados son devastadores". 

El escritor y académico Arturo Pérez-Reverte publica Hombres buenos (Alfaguara), una novela de aventuras y "peripecias", pero también una "reflexión moral o intelectual" acerca de los motivos de que España "arrastre una desgracia histórica desde hace tantísimos siglos".
"Siempre ha habido radicalizaciones en España, la actual es una más. Se confunde tener razón con gritar alto, un error que nos ha costado mucha sangre y dolor", ha señalado el autor durante una entrevista concedida a Europa Press, con motivo de la publicación de esta nueva novela ambientada en el siglo XVIII, en el que teje paralelismos "indudables" con la situación actual.
El académico narra en este volumen el viaje que emprenden el bibliotecario don Hermógenes Molina y el almirante don Pedro Zárate a París con el cometido de conseguir de manera clandestina los 28 tomos de la Encyclopédie de D'Alembert y Diderot, que estaba prohibida en España. Otra pareja, Manuel Higueruela y Justo Sánchez, hará lo imposible para evitar que este texto cruce los Pirineos.

El autor de Hombres buenos ha asegurado que aquí hay "una lectura de presente muy concreta". Tal y como ha relatado, los dos malos de la novela son un académico "ultrareaccionario fanático del trono y del altar" y un "ultraizquierdista demagogo, irresponsable, arrogante, pedante y utópico". Los dos "se alían", porque esos dos extremos "se necesitan el uno al otro, entonces y ahora". "Al leer la historia de España repetimos los mismos tristes esquemas", ha agregado.
Perez-Reverte, quien prefiere no hablar explícitamente de la política nacional actual, cree que los sucesos históricos que ha vivido el país ha provocado una "violencia intelectual" que provoca la sustitución del "adversario" por un "enemigo" al que no se quiere convencer, sino "aniquilar". En este sentido, explica que Hombres buenos intenta demostrar que la única vía es "conversar y discutir" para crear "lazos".

Fanatismo y estupidez

 

"El peor daño de la humanidad son el fanatismo y la estupidez, y cuando están aliados ya son devastadores. Frente a eso, la cultura es el único antídoto, un pueblo culto no se deja manipular por los fanáticos ni por los estúpidos", ha dicho.

 

En este sentido, ha señalado que en España el problema es que "siempre ha habido un déficit cultural enorme", entre cuyas razones cita la inquisición o la presencia de la iglesia católica en España, lo que ha dejado al país "indefenso", y eso se sigue repitiendo "hoy en día".
Eso sí, advierte que aunque el Gobierno -"este y todos", según precisa- "son muy culpables", cree que "ninguna ratonera funciona sin la complicidad del ratón, que es el que come el queso". "El público ve Sálvame, y la culpa la tiene el espectador", ha resaltado el escritor.
A su juicio, la "gran diferencia con el siglo XVIII" es que entonces la incultura era una "consecuencia inevitable", puesto que "no había medios" para evitarlo, mientras que quien hoy es "una bestia inculta manipulada por los fanáticos y canallas lo es porque se deja".

Fuente del artículo

5 comentarios:

Douce y el Náufrago dijo...

Buenas noches, Campu

¡Qué toneladas de razón tiene el escritor y académico Arturo Pérez-Reverte!

Defiende a la razón frente al fanatismo: "El peor daño de la humanidad son el fanatismo y la estupidez. Cuando están aliados son devastadores".

Nos están esperando para cantar "El Sálvame" en si bemol en flauta.

Muchas gracias, Campu: me ayudas, también Reverte.

Ripley dijo...

¿Cuantos académicos hay como Perez-Reverte? Me refiero a los que desarrollan su actividad intelectual y alzan la voz que para algo están -y en este caso-, "sí se les espera", los intelectuales de verdad, estaban aportando ideas regeneradoras y creadoras de ilusión tras el desastre del 98 y no eran pocos.

Me temo que hoy la poltrona debe ser lo suficientemente cómoda como para arriesgar nada.

"Que inventen ellos" dijo hace mucho un sabio, pues "que hablen otros", pensaran sin decirlo, la mayoría. Se le llama cobardía.

besos

Campurriana Campu dijo...

Nau, Reverte escribe verdades como puños en muchas ocasiones. Me gusta leer sus columnas y, en algunas, se luce de verdad. Gracias a ti.

Alza la voz para remover conciencias dormidas, Ripley.

marian dijo...

Pues yo creo que sí, que en definitiva es el espectador (voluntariamente) quien decide ver ese tipo de programas.

Campurriana Campu dijo...

Marian, creo que ocurre lo que dices y también creo que existe el concepto de la educación. Pero...¿a quién demonios le interesamos "educados"?