29 de junio de 2015

Escribiendo...

Salió pegando un portazo. Sabía que no regresaría jamás. Hacía mucho calor y la calle se sentía pegajosa, sucia, insoportable. La gente sudaba, los perros agonizaban sobre las aceras de la ciudad, las ratas campaban a sus anchas jactándose de su fortaleza implacable. Aquel día era el comienzo o el final de algo. No tenía ni idea de lo que quería hacer pero sus pasos no dejaban de nacer y morir, nacer y morir, nacer y morir...

8 comentarios:

Marta Máster dijo...

Hola: me encantó esta descripción que me connota cuando salimos dando un portazo y cerrando una etapa de algo de nuestra vida... seguimos en contacto

Campurriana Campu dijo...

Escribo sin pensar nada. Lo que va saliendo. Es como desnudarse... Porque lo no meditado dice mucho más que lo meditado, Marta. A veces, es verdad, hay que dar un portazo ;)

Ripley dijo...

nacer y morir, nacer y morir.

He cumplido la mitad del trato, ahora toca hacerlo con la siguiente. Toca descansar que ya está bien.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Descansa, Ripley. Y tarda mucho en cumplir esa parte del trato. Aún tienes mucha guerra que dar.
Yo ahora ya cierro los ojitos...

José Antonio del Pozo dijo...

Desasosegante y prometedor arranque, Campu. Un abrazo bloggero y otro de los otros.

Amapola Azzul dijo...

El ciclo de la vida.
Bs.

TORO SALVAJE dijo...

Joder, parezco yo yendo a trabajar...

Besos.

Campurriana Campu dijo...

:D
Y yo, Toro... Y no quiero pensar en el significado del símbolo de las ratas...jejeje

Gracias a todos.