25 de agosto de 2015

Agarrarse al verano...



Agarrarse al verano es imposible. Como agarrarse a cualquier persona que no queremos que se marche nunca. Se escaparán inevitablemente como se escapan los días...

3 comentarios:

Ripley dijo...

Esto huele a eso tan contagioso que los cursis indocumentados sin cerebro llaman "depresión postvacacional", ¡menuda chorrada! pero en este mundo absurdo y simplón hasta lo enfermizo, cualquier cosa que se diga en la caja tonta parece razón de fé, sí ya sé que son cosas distintas pero creo se me entiende.

Como sostiene Campurriana en su cruzada contra los medios de desinformación estoy de acuerdo con ella. Cuando yo era un niño y mi señor padre mas joven, vacacionábamos el mes de rigor en la dichosa playa y al volver a casa estábamos mas felices que dos lombrices; uno por empezar el colegio y el otro su trabajo, sin traumas ni angustias ni "depresiónes", quienes hablan de depresión tan alegremente deberían informarse antes de qué es realmente una depresión para hablar con propiedad, digo.

Por cierto, me gusta el texto del pie de foto, sobre todo después de la primera frase, -en mi caso estoy deseando que el verano diga adios-, y aunque se trate de una obviedad es una obviedad muy bien escrita. No se si la foto es tuya o no pero es bonita, yo hubiera recortado pelín por arriba, pero esto son cosas mías.

Campurriana Campu dijo...

Son formas de hablar, Ripley. Las depresiones son mucho más serias y sólo las comprende, como casi todo en esta vida, el que las ha vivido y sufrido en sus propias carnes.

La foto es de mi móvil. La saqué el otro día en un paseo al lado del mar. ¡Cómo me gusta el mar!

Por Galicia, por cierto, el verano ya nos ha dicho "Hasta luego". Aprovecharemos para otras actividades y no menos provechosas.

La vuelta al cole...es el comienzo de otra etapa.

Chaly Vera dijo...

Es difil agarrarse a algo que no se quiere, mas aun si ni siquiera intento agarrar a la esposa de mi vecino que tanto me gusta.