19 de octubre de 2015

Jugando a ser políticos (Debate Iglesias-Rivera)



Ya sabemos cómo es la televisión. Ya sabemos que prima el espectáculo sobre todas las cosas (úsease, la forma frente al fondo). Ya sabemos también que somos seres manipulables hasta la saciedad, aunque nos creamos muy listos y muy bien informados. Lo peor de todo, es que les estamos dejando el juego muy fácil a los dirigentes de masas; ya sean políticos, banqueros o lo que denominamos con gracia y salero "personas poderosas e influyentes", que finalmente son las que verdaderamente planifican y ejecutan los cotarros a su antojo. Terminamos enfrentados unos con otros, que es lo que se busca. Lo hacemos, evidentemente, fenomenal.

Es obvio que Pablo Iglesias dio mucho juego en su momento, sobre todo a nivel televisivo. Por su ingenuidad con coleta, su ceño fruncido y su desparpajo ante lugares en los que anteriormente nadie se atrevía a decir otra cosa que no fuese la de siempre. Por si bajaba el peso del bolsillo, más que nada. Por "respeto" también. Supongo que es lo normal por esos lares de a mil euros el minuto de silencio o el minuto de "sí, bwana". ¿Para qué complicarse?
Pero, claro, a Pablo se le fue acabando el tiempo; un tiempo ya programado previamente para él y su Podemos. Es aquí donde el silencioso e, incluso sosete, Albert Rivera, al que llaman "El yerno perfecto" (y eso me da cierto pánico) toma el turno de palabra. Vaya si lo toma, que ni debajo del agua se calla este chico. Un turno, también previamente concedido desde los despachos ovales interesados.

Efectivamente, nada es casualidad en esto de los medios. De repente, el éxito arrollador del discurso populista de Pablo Iglesias ha dejado de escucharse. Ahora, como si hubiese un entusiasmo tremendo en la calle, parece que Rivera apunta hacia Moncloa con fuerza. Disculpen mi falta de ilusión pero es que no lo veo. No lo creo tampoco. Es una sensación personal, claro. Una sensación que comparto y nada más. 
Lo subo y lo bajo cuando me da la gana, y tú, pobre ignorante, bailas al son que tocamos con nuestras manos hasta el depósito de la papeleta. Después ya se verá. Después, otro circo en el que las boquitas insolentes darán pistas sin apenas pretenderlo.

Respecto al debate de Salvados, lo vi porque tenía una ligera curiosidad aunque no es, ni mucho menos, esa curiosidad inmensa e ilusionante que teníamos casi todos cuando los primeros debates de la televisión comenzaron a existir. Ese concepto viejuno de la política tenía su gracia, su seriedad al menos; esa imagen distante y fría que provocaba un dulce misterio y que ahora se intenta eliminar con políticos de metro y bici. Quizá, sólo éramos diferentes nosotros y nuestra percepción sobre lo mismo era otra percepción. Eso también puede ser...

En resumidas cuentas...vi a un Pablo cansado, desganado. No se molestó ni en preparar el discurso de turno, que no precisaba de grandes profundidades, dado el formato. Vi a un Rivera más espabilado y con un discurso aprendido aunque sin gran peso tampoco. ¿Para qué? La televisión no busca eso. La televisión busca espectáculo aunque, en este caso, fue apagadillo por la desgana de Iglesias principalmente. Tristeza, quizá. Cansancio, seguro.

Conclusión: Si no tuviese NADA que perder, yo, incluso, me plantearía votar a Iglesias a pesar de la pobreza de su discurso. No dudo de sus buenas intenciones, la verdad. Creo que, en el fondo, casi todos los "mareantes" las tienen, a pesar de lo que pueda parecer. El problema más gordo: la falta de conocimiento, que es mucha falta. Pero, sin tener nada que perder, pues ¿qué queréis que os diga?
Respecto a Rivera...Rivera me escama.

7 comentarios:

Ning Jie dijo...

Tenía ganas, prometo que las tenía. De que me dijeran algo que me convenciera, que me diera una salida, una ilusión. Efectivamente, Iglesias parece tener la necesidad de que alguien le diga: Va, apaga y vámonos. Y Rivera (otros yernos perfectos han sido devastadores) quiere agradar a todo dios y eso me huele a chamusquina.
¿Entonces? ¿Qué nos queda? ¿Lo de siempre? Porque ya sabemos lo que significa eso... lo malo y lo peor.
¿Sabe cuál es la conclusión? ¿Que vamos apañaos!

Saludos!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Estoy de acuerdo contigo en las conclusiones.
En cuanto al formato, me gustó. Es aire nuevo, ya me cansan los debates-no debates de siempre.
Besos.

Juan Nadie dijo...

A mí me escaman los tres, incluído Évole, que se cree el "rey del rock".
Iglesias se ha desautorizado a sí mismo tantas veces, que ya ni se cree lo que dice, se tiene aburrido.
Rivera está como un niño con zapatos nuevos. ¿Con ideas nuevas también?

Campurriana Campu dijo...

Ning Jie, yo ya hace mucho tiempo que no tengo esas ganas, ese tipo de ganas. Aun así, la vi. La vi por curiosidad televisiva más que nada.

Pedro, sabía que te iban a gustar mis conclusiones. El formato...bueno, es diferente y más cercano al pueblo pero...¿de verdad es más cercano al pueblo?

Juan, es verdad el nuevo papel de Évole. Hasta se ha cuidado un poco el físico y todo. Supongo, se le estará subiendo este papel de periodista valiente. No sé... Luego escarbas y tampoco es para tanto. Iglesias agotaíco el pobre y no me extraña. No hay cuerpo humano que aguante tanto tiempo así. Yo lo entiendo y le aconsejo unos días de vacaciones con su nueva novia. Le vendrá bien. Y Rivera...no creo que traiga ideas nuevas. Es más...me parece que nos la metería doblada si pudiese.

Douce y el Náufrago dijo...

Campu,

Hace poco he llegado de lo que ya sabes. No tengo ningún afecto a esos jovencitos

Te diré que he estado bebiendo aguas y otros polvos (con perdón:-) durante ocho horas. La endoscopia no ha sido grave pero: "Anatómicamente son plexos, cojinetes o almohadillas de tejido submucoso donde están contenidas las vénulas y arteriolas superficiales". Tendré que cuidarme un poco.

Bonne nuit.Merci

Campurriana Campu dijo...

Pues cuídate mucho, Nau. Sé que no tienes afecto por estos jovencitos pero yo sí creo que el coletas tiene buenas intenciones en el fondo. También creo que está cansado y no me extraña. Demasiado tute lo de las campañas, las políticas y los juegos artificiales, que no "fuegos artificiales".

Felices sueños a todos. Yo cansada también pero por otros motivos distintos.

Ripley dijo...

"Los comunistas deben vivir la revolución, comerla, respirarla, soñarla. Deben mentir, engañar y hasta asesinar, no importa que se trate de la madre"
Lenin 1893

"Yo soy comunista y lo sabes"
Pablo Iglesias.

La última o a estas horas penúltima ocurrencia liberticida de esa comunista de los pelos revueltos que ocupa el Ayuntamiento de Madrid y digo ocupar porque no lo ganó en las elecciones es y lo juro por la cobertura de mi móvil la siguiente. Prohibir que los bares tengan televisores de mas de 29" y que emitan música.

Preguntas.

¿Para que sirve un alcalde?
¿En que programa electoral venía esta medida?
¿Se trata de una medida y demanda social?, ¿esto beneficia a alguien?. ¿Ha fumado algo o simplemente es tonta-pollas a la par que mas mala que el bicho que picó al tren?
¿Es usted tonta porque es comunista o es tonta porque es comunista?
¿Sabe que los talibanes prohibieron la música?
¿Es usted mas comunista o mas talibán?
¿Por que esa mania contra la libertad y ese afán por entrar en la vida privada de los ciudadanos?
¿Por que esta anciana cede PALACIOS a los que antes se llamaban "okupas"?
¿Que tipo de persona vive en un palacio?
¿Tendrán que pagar como la iglesia el IBI?


Sinceramente, entre un tipo que enseña a hacer cocteles molotov en sus mítines mientras habla de asaltos y otro que defiende la Unidad de España, no tengo ningún tipo de dudas aunque no lo vaya a votar pero no es que me inspire mas confianza, que lo hace, es que el otro es la personificación del terror.

"Yo soy muy bueno, mas bueno que el pan...de momento"
Pablo Iglesias. 2014