4 de octubre de 2015

Pensamientos campurrianos de domingo otoñal y lluvioso



Hoy he decidido quedarme en casa para respirar. El viento de ahí fuera y el agua cayendo a chorros, han transformado mi intención mañanera de salir a pisar tierra húmeda en mi intención de leer temarios y actualidades y realizar alguna receta sabrosa de domingo. De ésas que no puedes pararte a hacer el resto de la semana por la falta de tiempo y de ganas.

Pues eso. He leído un poco la prensa digital y la red social que me queda. He desayunado tranquilamente. He respondido a mis comentaristas del blog. He escuchado la radio. Ahora, me dispongo a leer otras cosas plasmadas en papel. No nos confundamos, por cierto, con el papel. Sobre papel también escribe cualquiera. 

He visto dos películas recientemente y, curiosamente, las dos tocan el mismo tema desde diferentes perspectivas. Se trata de Desconocido e Irrational man. La primera, sobre un bancario con pasta (mucha pasta) que se enfrenta a un cliente muy-muy cabreado. La segunda, sobre un profesor de universidad que busca y encuentra su forma de "cierta" felicidad. Por cierto, esta última en versión original, que siempre aportará algo más.

Ni una ni otra me dejaron encantada de haberlas conocido pero...es verdad que hay algo positivo en ambas. Aunque sólo sea por las meditaciones...

Ahí lo dejo. 
Feliz domingo a todos.

4 comentarios:

Chaly Vera dijo...

El domingo es el dia casero donde uno se cocina aquello que no figura en el menu semanal.

Besos

Juan Nadie dijo...

Pues, feliz domingo, pero con agua y con viento también se puede salir, ¿eh? Tienen su cosa y su aquél.
No vi ninguna de las películas, de modo que no puedo opinar sobre ellas.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

De vez en cuando, un domingo así sabe a gloria...
Besos.

Campurriana Campu dijo...

Chaly, la cocina de domingo es verdadera cocina. Y eso que a mí me gusta más que "me cocinen".

Juan, salgo tanto con agua y viento por estos lares, que no me vino mal quedarme en casa ayer. Hoy, de hecho, casi llego nadando a la oficina.

Pedro, estos días caseros, es cierto, saben a gloria de vez en cuando. Aunque yo necesito salir como respirar...jeje

Un abrazo a todos y aprovechad la tarde. Yo lo intentaré también. Aquí estamos cumpliendo retos.