11 de octubre de 2015

Una de las fotografías del día



Es el levantamiento de la actriz Inma Cuesta ante las mentiras de los retoques fotográficos.

Ojalá se pudiesen destapar todas las mentiras de esta manera tan sencilla. A la vez, tan complicada. Y, de hecho, he de felicitar y agradecer a Inma esta actitud tan valiente porque, con su denuncia, apunta a demasiadas marcas y medios que pueden prescindir de sus servicios por la rebeldía. Rebelarse ante una mentira que vende, ya lo sabemos, lleva implícito un precio. Muchos no están dispuestos a dejar de ganar. A pesar de todo...

También, es verdad, puede llevarla a todo lo contrario. A la cumbre de marcas que apostarán a partir de ahora por la naturalidad imperfecta que, sin duda, es más bella que la artificialidad perfecta. Esta artificialidad, que ahora acostumbramos a ver en los medios, ya aburre. Ya ha dejado de ser bella por lo "plasticoso" del asunto.

Es una impresión mía o ¿las mujeres han ido hacia atrás en esto de la imagen pública?...
Sí, lo sé. Ya se ha hablado mil veces de este tema en el saloncito.  Soy mujer y debe de ser eso...

9 comentarios:

Marta M. dijo...

Hola. con tantos retoques y tanto photoshop al final las imágenes, en especial de las mujres. no son reales... Están creando seres perfectos que no los vemos en el mundo real. Inma fue muy valiente porque denunció esa imagen retocada... Seguro que le costará algún trabajo o alguna campaña pero ya va siendo hora que la gente se muestre tal y como es. Seguimos en contacto

Juan Nadie dijo...

¿Alguien puede tener alguna duda de cuál es la mejor foto? Naturalmente, la de la derecha, por favor, dónde va a parar. La de la derecha es Inma, la otra no se sabe.

Juan Nadie dijo...

Por cierto, al tipo que medio se ve a la derecha (a nuestra derecha, a su izquierda) también le han planchado el traje. ¿Para qué?

Ripley dijo...

Todo eso está muy bien y opino como tú pero es ahora que nos enteramos como ella misma, que se ha hecho sin su consentimiento pues hasta que no se ha visto en la revista, al parecer no tenía la menor idea y esto sí que es grave. Por cierto me gustaron mucho sus palabras y como expresa su sentir.

Campurriana Campu dijo...

Pues he visto que se la está criticando por ello. Hay personas que añaden que es una estrategia de marketing de la actriz y otras dicen que peca de ingenua porque eso es lógico: una portada es como un cuadro, algo irreal... Siempre lo ha sido. Incluso, antes del "fotochop".
A mí, sinceramente, me parece denunciable que se haga esto y lo digo por lo que añade Ripley: se ha hecho sin su consentimiento. También lo digo porque me parece peligroso cuando no está claro el mensaje, cuando se supone que son imágenes no retocadas en exceso, salvo iluminación, color, eliminación de manchas y arrugas...(retoques que debemos dar ya por hechos).
Otra historia son las "fotografías pintadas", que también distorsionan realidades pero de otras maneras. Ya se ve que son realmente cuadros y no fotografías.

Campurriana Campu dijo...

Aunque yo sigo apostando por la realidad imperfecta. A ver cuando algún medio de desinformacion se digna a apostar por esta realidad tan bella y tan tangible.

Campurriana Campu dijo...

Ah! Juan, yo también me fijé en el planchado de al lado. Si es que tampoco os libráis los hombres, aunque la carga sigue siendo mayor en las mujeres.

De todas formas, estáis cayendo vosotros también en esta industria cosmética y de moda. Os creía más inteligentes.

Juan Nadie dijo...

El que esté cayendo. Yo sigo pensando que el hombre y el oso, cuanto más feo... peor pa él.

Campurriana Campu dijo...

Yo debo de ser rara...me siguen gustando los peludos.
Y nunca me gustaron los guapos de libro.
;)