11 de febrero de 2016

The Hateful Eight (Los Odiosos Ocho) de Tarantino



Tarantino: O lo AMAS o lo ODIAS. No hay término medio.

Su cine, colocado en un extremo en el que nadie coloca sus trabajos porque no puede, a mí me encanta. Me llega de alguna manera especial por lo especial de su forma de hacer películas. Lo disfruto, lo comprendo, diría que lo sufro pero estaría mintiendo... 

Lo curioso de sus películas es que su bestialidad provoca en mí media sonrisilla.

Recuerdo cuando causó tanto alboroto con su Pulp Fiction allá por los años noventa... Es un creador, un genio. Yo lo considero así. Puede gustar o no pero ha hecho algo que no se había hecho antes en el cine. Se ha diferenciado del resto cuando no es fácil. Nada fácil. Tarantino DISFRUTA con su trabajo y su trabajo es realmente bueno. ¿Qué más se puede pedir?

Los Odiosos Ocho se sale del tiesto...de nuevo, Tarantino se sale del tiesto... Con esta historia de suspense, sus escenas parecen (son) pura Poesía, pura Historia, puro Arte. Es TEATRO con mayúsculas. Es TRABAJO con mayúsculas. TRABAJO TRABAJADO.

Genial. No puede ser de otro modo. Es Tarantino.

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Soy de los que lo aman, así que me la apunto.

Juan Nadie dijo...

Yo también.

Campurriana Campu dijo...

Pedro, tenía mis dudas... ¿Así que lo amas?

Juan, contigo no tenía tantas dudas... ;)