6 de agosto de 2016

Perdida, más que encontrada...



Ando de un lado a otro con el rumbo que marcan estas épocas estivales, a veces demasiado alejadas de las rutinas también necesarias.

Camino sobre las aguas o, al menos, disfruto de esa sensación tan dulce, tan agradable, tan digna de ser recordada en los fríos días de los largos inviernos que se avecinan.

Me he tomado el verano tranquilo. Como una huida, como un acercamiento.  

He echado de menos a los que ya no están, a los que están pero parece que se han ido también. He saboreado la dulzura de la nostalgia y, a su vez, el amargo sabor que va dejando en nuestras vidas. 

A veces, me da la sensación de que vivo observando lo que otros viven. 
¿Os ha ocurrido alguna vez algo semejante?

7 comentarios:

El tejón dijo...

Si, y has elegido un buen lugar para vagar meditando y evocando a los que ya no están. El invierno es muy largo y recordar estos días te reconfortará.
Un abrazo.

Campurriana Campu dijo...

Tejón, echo de menos pisar la arena con los pies descalzos. Es un placer saludable. Una necesidad casi vital.
Pobrecitos nuestros pies. Tan encerraditos ellos.

Un abrazo. Sigo deambulando por los arenales, por las costas...
:)

Douce y el Náufrago dijo...

Buenas tardes, Campu

Por lo que veo andas por esas aguas de tu norte. Me imagino que has andado por “A Coruña ¡” porque veo esas playas y creo que es la Torre de Hércules el faro romano más antiguo y hermoso. Está bien ir al rumbo de esas aguas limpias.

Lo que no hago mucho de los espacios virtuales y no piso nunca ese Twitter ( pienso en Ripley cuando lo escribes), ya tenemos bastante con los Psoes, Podemos y los que no podemos. Pero no prefiero mover más la feria. Pensemos.

Tengo varios paseos matutinos y de tarde y me acompaña Berta, o más bien, la que me guía.

Deseo que sea un buen momento para y alejar de esas rutinas necesarias. Aprovéchalo todos los necesitamos.

Bon Voyage:´-)

alp dijo...

He visto tus comentarios a Ripley...yo también me acordé de él..un abrazo muy fuerte desde Murcia....

Campurriana Campu dijo...

Nau, veo que tienes controlada a la ciudad de cristal. También me estoy perdiendo "polos arredores" ;)
En breve, me alejaré un poquito más. Pero no del mar...
Al mar lo quiero cerca este verano.

Campurriana Campu dijo...

Alp, es difícil no acordarse de Ripley. Yo lo recuerdo tanto, que me parece que sigue por aquí.
Lo de mi regreso a Tuiter, quizá le haga regresar para ponerme unas velas negras.
Ay cómo era este Ripley!. Insustituible.

Maribel dijo...

Reconozco el paisaje y el estado de ánimo que describes.
Acabo de entrar en tu blog después de una temporada desconectada de las redes y me ha encantado la foto. Conozco tan bien esa playa que casi podría describirte el punto exacto donde sacaste esa foto.
A mi los paseos a la orilla del mar me sirven para observar de cerca lo que solo yo vivo. Alejarme y vaciarme de todo lo demás para mojarme en lo que en realidad importa...
Besos