10 de julio de 2016

Víctor Barrio


Unas fotografías que le hice hace unos años. Un recuerdo especial.
Descansa en paz, Víctor.


17 comentarios:

VENTANA DE FOTO dijo...

Cuando pusieron las imágenes en tv no quise mirar la pantalla porque ya advirtieron previamente de la dureza de ellas....que descanse en paz.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Ni lo he visto ni lo quiero ver, Ventana. Era segoviano y por mis venas también corre sangre de Segovia.
Lo he sentido mucho.

Douce y el Náufrago dijo...

Hola Campu

Me llevó mi padre , hace "miles de años". Más tarde fui a algunas corridas de joven.

Ahora ya no lo "entiendo".

Lo siento mucho Víctor Barrio (No te conocía)

Chaly Vera dijo...

Lo siento por el joven torero.

Me pregunto ¿Le respetan la vida al vencedor?

Campurriana Campu dijo...

Lo sé, Nau. Conozco tus sensaciones. Las mías, como bien sabes, son contradictorias.
A este torero lo vi torear y me gustó su forma, su arte con el toro. Gente cercana lo conocía. De hecho, va a ser enterrado en el bonito pueblo de Sepúlveda.
Gracias por compartir tus impresiones.

Campurriana Campu dijo...

Chaly...no lo creo. Casi estoy segura.

Douce y el Náufrago dijo...

Buenas tardes de verano

He vivido en dehesas donde mis padres me enviaba a amigos y familiares los veranos. Vivia entre toros toros, me montaban en caballo y trillaba con los bueyes.

Mi padre me llevaba a las corridas y ya de mayor también fuí a los toros. Era jóven y los veía. Ahora ya muy mayor siento de formas distintas. Ahora no iría a una corrida ni la vería y sentiría tanto al torero como al toro.

Tengo delante al segoviano Victo Barrio que no le conocía. He visto las fotos al torero y vi las fotos del toro corneándole. Sentía a los dos: el que sufría su muerte en el corazón y no he visto matar al toro. Siento a los dos.

Es algo extraño que no sé explicar y sentir. Pero nunca más veré una corrida.

Aprovecha el verano brillante de Galicia, Campu.

Campurriana Campu dijo...

Encierran mucha belleza pero también...muerte.
Es difícil explicarlo, Nau. Te comprendo perfectamente.
Mi familia también está cerca de los toros, de alguna manera.

Liliana dijo...

Descanse en paz.

Campurriana Campu dijo...

Liliana, se une tu mensaje a esta despedida.
Hay pocos que hacen mucho ruido. Pero son pocos.

LA ZARZAMORA dijo...

No conocí a este Sr, que tanto está dando qué hablar en las redes sociales hoy día.
Me crié entre toros y en una ganadería, y tuve un torito, que murió de viejo, y a caballo galopando fui feliz.

No le deseo ninguna mala muerte a nadie.
Ni a mi peor enemigo. Y eso que no hay enemigo pequeño.
Mi padre acabó en la ruina y con él muchas familias. Y lo aceptó. Era un hombre muy abierto al mundo que le rodeaba.
El mundo cambia, sí, y con él, nosotros mismos.

Eso sí, los antitaurinos que desean la muerte, me hacen vomitar... y replantearme muchas cosas que ni se me hubieran pasado por la cabeza.

Que descanse en paz.

Y que ese semental sea indultado según las leyes del toreo.

Un beso, Campurriana.

esteban lob dijo...

La verdad Campurriana es que tengo sentimientos encontrados. Siendo de un país en que no hay corridas, suelo compadecer al toro, inocente de la trama que lo destina a ser festín de multitudes. Pero por otro lado admiro la valentía, entrega y profesionalismo del torero.No sería de aquellos que se alegran por su muerte.

Campurriana Campu dijo...

Te comprendo perfectamente, Esteban.
Yo veo mucha belleza pero no me atraen ciertas crueldades.
Sentimientos encontrados, como bien describes.
Víctor era un torero elegante, sereno. Así lo recuerdo.

Campurriana Campu dijo...

Zarzamora, interesante comentario. Veo que también estás cerca del mundo del toro.
Los antitaurinos...no digo nada. Los intolerantes con ganas de gresca y dudoso amor a los animales...ésos son unos impresentables.

Douce y el Náufrago dijo...

Buenas Tardes

Quizá ya hayas leído el artículo de ZABALA DE LA SERNA y la 'viuda'RAQUEL SANZ"... Ya son tres vidas. Lo siento muchísimo.

Te dejo la presentación y después sentirás el dialogo entre Zabala, Raquel... y Barrio.

"Sale una voz de entereza de una mujer deshecha. Raquel Sanz habla del amor de su vida, de su muerte en Teruel, con una lucidez que se impone sobre el nudo en la garganta. La viuda de Víctor Barrio no vuelve la cara a ninguna cuestión y tampoco, claro, a la que ha indignado a España y media: la mezquina violencia y la crueldad sádica de los mensajes que han vejado la memoria del torero caído y han violado el dolor de su familia. Todo de una repugnancia insuperable. Tanta que quien esto firma espera inatrevido a la última pregunta, que ahora es la primera, la que uno no se atreve y demora. Esto es una entrevista al revés. Raquel es periodista y lo entenderá"

Puedes verlo en la imagen que tienes de DOUCE "En el pais de las últimas..."

Es toda una enorme reflexión y el sentimiento

Campurriana Campu dijo...

Nau, voy para allá.
Esto de no tener ordenador de sobremesa evita que me explaye.
Ay cuándo lo pille por banda!!!

Campurriana Campu dijo...

Ya había leído esta entrevista, Nau.
Pienso que hay muchas personas que viven del toro que quieren y han hecho más por el mundo animal que todos éstos que saltan al ruedo de los animalistos.