10 de julio de 2016

Una playa, un remedio


Sigo casi desconectada y sin ordenador. Es fácil si uno vive cerca del mar. Una toalla, crema solar y ganas de zambullir los pies en la arena y la cabellera en las aguas azules.
Ahora, desde la cama, siento aún el calor de este día tan brillante del verano de Galicia.
Aquí, tenemos que saborearlos bien por si las moscas.

4 comentarios:

VENTANA DE FOTO dijo...

Y con tan poquitas cosas...que bien se vive!

Besos

Campurriana Campu dijo...

O con tanto...
Según se mire.

Lo más importante en esta vida...la serenidad de cuerpo y mente.

Liliana dijo...

Qué envidiaaaaaaaaa!

Disfruta al máximo!

=)))

Campurriana Campu dijo...

Liliana, vivo cerca pero no tanto. Y echo tanto de menos el mar en mi ventana...