4 de julio de 2016

Un pensamiento antes de dormir y desde el móvil

No. No me olvido de mi saloncito.
Estoy un tanto olvidada por mis musas.
Demasiadas emociones juntas últimamente. Demasiado ruido también.
Estoy en ese momento en el que amar tanto me duele.
Pues sí. Estoy rarita.

10 comentarios:

Alfred dijo...

Estar rarita es estar sensible, espero que no te perjudique y seas recompensada.
Un abrazo.

Sergio DS dijo...

Mejor rara que sencilla.
Avanti...

Chaly Vera dijo...

No te preocupes, ya veras que te acostumbrarás.

Besos

Douce y el Náufrago dijo...

Buenas tardes

No creas que eres tú sólo y las musas que se han ido de verano. Tampoco está el verano para musas. Lo que no sabemos es por dando andamos, o sí lo sabemos y esas cosas fastidian mucho a las emociones.

Esos ruidos son tantos atacan a todo y a todos. Y lo que duele, duele.
El día de San Vicente, fiesta de Salamanca, me acordé de aquellos escarpes rocosos que nos recuerda nuestros años de niño. Eso no duele, nos vuelve de lo que ahora nos revive.

Ánimo, Campu. Berta si siente

(Puedes ver el “Cerro de San Vicente” en la cara de Douce)

Liliana dijo...

Te entiendo perfectamente, andamos sincronizadas.......

Un abrazo

Campurriana Campu dijo...

Me encanta leeros. Menos mal que el saloncito aún tiene amigos para compartir café y unas ricas pastas de las monjas.

Os voy a hacer una confesión: Campu está rarita casi permanentemente.

Y otra: me voy de escapada unos días. Son muy poquitos pero no imagináis la falta que me hacen.

Un abrazo a todos.
Disfrutad de la luz y del sol de estos días.

esteban lob dijo...

Hace bien a veces parar, estimada Campurriana.Volverás con bríos desbocados.

Abrazo austral.

VENTANA DE FOTO dijo...

Debe ser los efectos del verano...el calor agota mucho.

Besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Pues aquí te dejo un beso.

Campurriana Campu dijo...

Esteban, ya pensando en la próxima ;)

Ventana, si es al lado del mar, se lleva mejor. Tenéis que disculpar mi extrema sensibilidad.

Pedro, agradezco tus mimitos :)