31 de enero de 2017

La La Land



¿Que qué me ha parecido La La Land?

Pues salí del cine con la sensación de que no había transcurrido un tiempo vacío que, efectivamente, sí ha transcurrido en muchos entornos que nos rodean a todos últimamente. Y, es cierto, no está de más recordar que aquí, en este saloncito, escribe una nostálgica empedernida.

Sé que algunos hablan de crisis de creatividad pero yo digo, en este caso particular, que a Dios gracias, si la creatividad puede llegar a destrozar las cosas sencillas que funcionan siempre en el corazón. Y funcionan las historias de sueños posibles e imposibles, la buena música, el amor, las circunstancias de la vida que separan ese gran amor o que lo unen para siempre.

Sí. Salí del cine flotando. Como si Ryan Gosling me hubiese cogido entre sus brazos y me hubiese elevado hasta las mismísimas estrellas. Después de todo, ¿no nació el cine para hacernos soñar?


7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

A veces nos merecemos películas así, que nos ayuden a hacer un paréntesis y salir del cine con ganas de bailar.

Campurriana Campu dijo...

Es verdad, Pedro. Sin ir más lejos y sólo dejándose llevar por el cine de otra época...
La música es deliciosa.

Mara dijo...


Por lo que dices hemos de verla. Me gusta tu blog, con tu permiso me quedo un ratito. Saludos.

Campurriana Campu dijo...

Mara, estás invitada a este saloncito siempre que quieras.
Nos gusta el cine; el cine que nos acerca al mundo y que nos aleja de él. Hay momentos para todo.
Si la ves, cuéntanos.

esteban lob dijo...

Sin duda Campurriana. El cine es factor de sueños, de los grandes.

Te envío un beso austral.

Matías dijo...

Es una buena película con una magnífica fotografía y una puesta en escena estupenda, resalta un jazz clásico que le da un excelente ambiente musical, también tiene una coreografía notable, el guion es aceptable.
La recomiendo, aunque no la considero una obra maestra.
Un abrazo.

Campurriana Campu dijo...

Matías, estoy totalmente de acuerdo contigo. No es una obra maestra pero sí que transmite algo y su música transporta hacia lugares agradables o nostálgicos... Merecido Oscar el de Emma.

Esteban, recibo este beso con alegría. Desde aquel lugar maravilloso, que algún día espero conocer.

Disculpad mi ausencia, pero últimamente paro poco frente al pc de sobremesa. Y es este pc el que me invita a escribir.

Regresaré cuando necesite expresar o desahogarme.