1 de enero de 2017

Llega el frío y llega 2017



El año 2017 tiene una oportunidad muy buena para mejorar al pasado 2016, que algún que otro disgusto nos ha dado a nivel país, a nivel sociedad.

Las despedidas no lo son tanto si nos arrejuntamos todos un poquito, si nos damos calor, si nos dedicamos tiempo para comprendernos, para escucharnos con la calma de la ausencia de pantallas brillantes e interferencias inútiles que dejan que el valioso momento se difumine.

Yo ya tengo mis propósitos para el año nuevo y no son nada fáciles. ¿Cuál es el problema? Pues eso. Que no son nada fáciles porque Campurriana tiene una mente que baila entre deseos contrapuestos. No sé si me explico. No sé si es posible explicarme a mí misma de alguna manera.

Os echo de menos. Echo de menos este rinconcito que tengo un tanto abandonado. Se debe también a mis nuevos hábitos de vida, a mi alejamiento del pc casero y a mi acercamiento al móvil. Un mundo en mis manos que se desmorona cuando el tiempo se escapa entre los dedos con una rapidez casi insultante... Cuando dejo de leer historias de Manhattan por leer a la Barbijaputa, por poner un ejemplo gráfico. Cuando dejo de leer a mi amigo Ojeda por leer al marido de La Pedroche o a la mujer del cocinero más famoso del mundo en las redes sociales. 

Y sí. Estoy ahí por algo. También quiero estar. Quiero estar en tantos lugares que hago la vida aún más veloz y me asusta mucho la velocidad.

Por eso, navegantes del saloncito, he decidido escapar al monte siempre que puedo. Es lo único que me detiene un poco, que me tranquiliza, que me calma. Esos senderos que se dirigen a la serenidad tan deseada. 

Y esa serenidad es la que os deseo este año 2017. A todos los que pasáis por aquí. A los que habéis pasado y pasaréis.

Y un recuerdo especial a Ripley

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Consejos para Campurriana:

- No corras porque te estrellarás.
- No intentes hacer muchas cosas porque te frustrarás y además te saldrán mal.
- Hazte sólo un propósito: ser lo más feliz que puedas, todo lo demás es secundario.

Besos.

Campurriana Campu dijo...

Toro, ¡cuánta razón tienes!
De momento, he empezado con calma. Es un paso importante, no vayas a pensar...

Agarro tus consejos con fuerza y los incrusto en mi piel cual garrapata.

Un abrazo muy fuerte y mis mejores deseos para ti y para todos tus lectores.
Me gusta leerte. Eres especial.

Juan Nadie dijo...

Digo lo de Toro Salvaje: no corras que es peor, y además correr es de cobardes (es broma, ¿eh?)

Nada, estáte donde quieras estar, y lo demás es lo de menos.

Feliz año 2017 (que no sé si habrá que saltársele, porque la inercia que pilló el 16 es preocupante, y ya sabemos lo que es la inercia) y todos los que vengan.

Un saludo.

Campurriana Campu dijo...

Juan, intentaré estar donde quiera estar, si me dejan las gentes y las circunstancias...
Me alegro muchísimo de reencontrarme contigo. Ya sabes que te aprecio mucho también. Tus palabras y opiniones siempre aportan mucho valor a este humilde saloncito.

Liliana dijo...

Pues si estar alejada del blog te ha hecho feliz, eso está bien, no? El caso es hacer lo que nos guste, lo que disfrutemos.....y si extrañas a otros que no lees, será cuestión de prioridades tal vez. Te deseo muy feliz año nuevo!

Besos =)))

Campurriana Campu dijo...

El tiempo; cómo lo usas. La vida...
Todo influye, Liliana.

Y, como bien dices, las prioridades. Aunque, a veces, creo que las establecemos mal.

Jota Ele dijo...

Soy un descastado, lo sé. Pero, bueno, algo es algo y aprovecho que el Pisuerga pasa por Valladolid para desearte un muy feliz año 2017, (al menos que nos quedemos como estamos). Que todos tus sueños y deseos se vean cumplidos.

A propósito de los idem, no me parece mal que tengas uno, varios, o muchos. Hacen bien en decirte que no des grandes saltos. Muchos pequeñitos son más fáciles de afrontar. Además, lo importante no es la meta, sino el viaje hacia ella.

Besos Campu.

Campurriana Campu dijo...

Jota Ele, de descastado nada. Te agradezco muchísimo la visita, eso sí. Y ya me puedes ir dando alguna recomendación para un viaje próximo a Madrid. Ya he estado recientemente, y es que estoy que lo tiro últimamente con las visitas a la capital del Estado.
No me digas eso de que se me cumplan todos los sueños. Anda que no eres malo ni ná. Y es que como los tenga todos cumplidos en 2017, a ver qué hago yo de ahí en adelante...

Sigo saltando poquito a poco. Lo importante: que siempre tengamos motivaciones. Yo las tengo y muchas. Del viaje, por el momento, pues no me puedo quejar...

Un abrazo fuerte. Me alegra verte, y verte tan bien.