18 de marzo de 2017

En mis paseos junto al mar, encuentro hasta cadáveres...





Sigo caminando cada vez que puedo. Como los hombres que huyen a la mar cuando la tierra los aprieta, los ahoga.

Siempre existe algo que nos aprieta. Curiosamente, y como somos tremendamente complicados, eso que nos aprieta en un momento, nos libera en otro.

Me cuesta escribir últimamente. Me refiero a extenderme con palabras cuidadosamente seleccionadas. Quizá sea el momento, el capricho, la falta de tiempo o el no saber sacar jugo a tantos sentimientos-pensamientos que corren por mi cabecita revoltosa.

De las últimas polémicas de las redes, me quedo con esos espacios libres de violencia machista. Y me pregunto yo para mis adentros, que cuál seguirá siendo el siguiente absurdo buenista o populista. Soy de las que pienso que el estar contra la violencia (no sólo de género, sino cualquier tipo de violencia) no es pregonarlo a gritos o con carteles. 

Esta sociedad parece que sólo sabe pregonar. Como el ricachón que da limosna a la puerta de la Iglesia un Domingo de Ramos.

7 comentarios:

Liliana dijo...

Es cierto, no solo es de pregonar es de actuar....pero la vida de las redes sociales te enreda, probablemente se cree que el compartir el cartelito contra la violencia es más que suficiente!

Saludos :DDD

VENTANA DE FOTO dijo...

Me encanta la foto primera con una escalera que no se sabe donde conduce , pero se intuye que debe ser un lugar mágico.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Liliana, ¡qué fácil ser solidario desde el sofá! ¡Qué fácil!

Ventana, no dudes que lo que envuelve a esas escaleras es un lugar especial. Lo conozco bien... ;)

Matías dijo...

Vivimos una época muy dura, en los noticiarios solo vemos desgracias, guerras asesinatos, maltratos, y fraudes de todo tipo.
Y por si no teníamos bastante, han comenzado a proliferar políticos radicales de todo tipo e ideología, que en lugar de intentar arreglarlo, echan mas leña al fuego.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Buen paseo, buena reflexión. Un placer leerte y ver tus fotos, incluso con peces muertos.
Besos.

Pilar Cárdenes dijo...

Con cualquier dispositivo, muchas personas buscan el número de "likes" como si en ello les fuera la vida, como si los demás estuvieran esperando saber que han comido hoy, o dónde viajarán mañana. No dudan en pregonar todo los que hacen con sus vidas y se ponen en primera línea de cualquier causa injusta o calificativo similar... No sé hasta que punto sirven los pregones, pero sí creo en la actuación responsable de cada persona para tener una sociedad educada y solidaria.

Un abrazo y buena semana

Campurriana Campu dijo...

Matías, no dejemos que los políticos nos amarguen la vida. No lo merecen y no lo merecemos. Tenemos que aprender a vivir al margen de la política. Si no, la llevamos clara.

Pedro, últimamente vivo demasiado deprisa. Aprovecharé, que hoy es domingo, para detenerme un poco frente a la ventana de mi habitación. Yo también me alegro de verte.

Pilar, sólo hay una manera de mejorar el mundo. Eso pienso. Y esa manera que tenemos de mejorarlo parte de nosotros mismos, de nuestra generosidad con los demás, de nuestros comportamientos con nuestro entorno cercano, que es lo que está en nuestras manos. Algo palpable, real...y no florecillas al aire.