27 de agosto de 2017

Esa primera fila



A costa de que me llamen políticamente incorrecta de manera poco agradable, quiero expresar con rotundidad que esta imagen de la primera fila no me ha gustado nada. No quiero ver a las mujeres tapadas porque ya sabemos qué significa esa manera de vestirlas. No quiero que el Rey de España se sitúe con ellas, y menos, que se las sitúe a ellas, con lo que significan, en la primera fila de un acto que se suponía, a priori, anti-terrorista, y terminó siendo la vergüenza de un país dividido, roto de alguna manera. Y hablo del terror que se propaga en España por parte de las religiones intolerantes que a todos nos consideran infieles; A todos los que no creemos en su dios y todo lo que rodea a ese dios que no puedo escribir con mayúsculas.

En esa primera fila, debieran estar el Rey y los españoles. Pero no. Ahí había muchos que no representaban a España porque ni siquiera la toleran, ni siquiera la respetan. 

Precioso colocar a variedades multicolores en la primera fila. Preciosísimo, de cara al buenismo que nos está machacando, pero la han cagado. Al menos, ante aquéllos que sí nos consideramos españoles, que ondeamos la bandera de España con orgullo y respetamos al Jefe del Estado, al Presidente del Gobierno y a la democracia que pretenden quitarnos unos cuantos sinvergüenzas.
Yo, si hubiese sabido esto y siendo Rey de España, no habría acudido a semejante circo. Lo tengo clarísimo. Él tiene que estar por encima de tanta progresía, tanto populismo barato.

Si no nos respetamos a nosotros mismos, no podremos respetar nada. Y hemos mostrado una imagen que poco tiene que ver con un país unido frente a la guerra que nos declararon ya hace tiempo. 
Nos falta contundencia y nos sobran muchas chorradas.

Yo sí que sé de qué lado estoy. No sé vosotros...

16 comentarios:

VENTANA DE FOTO dijo...

Existe una explicación sobre la inclusión de la mujer musulmana. Quieren que quede claro, que no todos los musulmanes son radicales .
La verdad es que si hubiera españoles viviendo en determinados paises islamicos no tendrían autorización para edificar
edificar una Iglesia cristiana, mientras que ellos si cuentan con permisos para practcar su religión y edificar mezquitas en nuestro país.

Pienso que la unión hace la fuerza, y lo mismo que en ortos paises eurpeos hay una unión en la ciudania, aquí también la debe de haber.Dice un refrán "Divide y vencerás "....No hay que darle más armas al enemigo.

Besos

Campurriana Campu dijo...

Ventana, ellos son los primeros que no son tolerantes con nosotros. Lo mismo que yo me cubro la cabeza y los hombros cuando voy a sus países, tendrían que descubrirse ellos en mi país. Sinceramente, me indigna ver a las mujeres así. Me indigna y no sabes cuánto. Ocurre que yo no me voy a enfrentar a ellas y seguiré sufriendo en silencio esas visiones, como tantas otras que veo...
El otro día rezaban en alto cerca de un sitio en el que estábamos comiendo varios grupos de personas. Me pregunto qué harían en caso contrario. Prefiero no saberlo...

Considero que no somos contundentes. Que pecamos de buenismo. Pido que hagan en mi país lo mismo que yo hago. Creo que no se trata de ninguna petición radical.

Para ellos, para los musulmanes, somos infieles. No me pongo en el lado de ninguno porque no puedo. No me sale del alma y por algo será.

VENTANA DE FOTO dijo...

https://youtu.be/fyXCHD1p7Ik

Espero que lo veas, te sorprenderá. Las contestaciones del chico bastante acertadas. Hace tiempo que me llegó por Facebook

Campurriana Campu dijo...

No lo había visto.
Es difícil arrancar las creencias de uno. Muy difícil. Incluso, aunque puedan parecer totalmente injustificadas.

Nos enfrentamos a un problema muy serio en Europa. Nuestro bienestar, ése que nos ha costado tanto conseguir, se tambalea. Es fácil tirarlo abajo porque también es fácil manipularnos.

Matías dijo...

Yo quiero creer que la mayoría de los musulmanes no son radicales y están en contra de estas salvajadas.
Creo que algunos imanes radicales como el que murió en la explosión, se han ido instalando en nuestro país en varias mezquitas sin ningún control,
fomentando el odio contra todos los que no piensan como ellos.
Sobre la cabecera de la manifestación, no entro si era la adecuada o no, pero me parece bien que toda la sociedad se manifieste contra estos bárbaros atentados. A mi entender solo sobraban esos anti sistema radicales que solo asisten para boicotear la manifestación.

Miguel dijo...

La verdad es que yo estoy indignado y me siento ofendido. Lo cierto es que, ante la imposibilidad de acudir personalmente, envié a la manifestación de Barcelona a mis tres representantes de mayor nivel; a saber, el Rey, máximo representante de España y de TODOS los españoles, el Presidente del Gobierno de España y el Presidente de la Xunta de Galicia, lugar en el que vivo. Bien, qué hicieron, pues me los colocaron en un lugar secundario, los relegaron como si yo fuese una puta mierda, los insultaron, abuchearon y silbaron y, al hacerlo, me insultaron, me abuchearon y silbaron a mi que lo único que pretendía al enviarlos era mostrar mi dolor por las muertes, mi solidaridad con las familias y mi apoyo a las ciudades victimas de los ataques terroristas.

¡Y yo, que me encontré hace algunos meses al señor Puigdemont i Casamajó en la plaza de Sant Jaume y lo saludé con el respeto que se merece el representante de todos los catalanes! ¡Debo ser jilipollas!

mjesus dijo...

No me salen las palabras, para semejante barbarie
No entindo lo radical
España la quieren romper
Quiero creer que es verdad que todos no son iguales
un abrazo

Carlos Portillo - podi dijo...

Pues yo no acudí, sabía que habría lecturas que no se ajustarían a los motivos de la teórica manifestación del dolor. Aquí solo hay un tema...

podi-.

Sergio DS dijo...

Nos falta sentido común... de verdad, ¡Qué pena de país!

esteban lob dijo...

Valiente comentario Campurriana.Cuesta llevar la contra a lo que llaman "políticamente correcto".

Saludos australes.

Campurriana Campu dijo...

Esteban, disculpa la tardanza en responder. Entro en el saloncito cuando me encuentro con un ordenador de sobremesa. Últimamente, estoy poco frente a él para estos fines. Por eso, y como desahogo personal, escribo en redes sociales, que no son tan positivas ni mucho menos.

Ni soy valiente por esto, Esteban, ni lo pretendo. Valientes son otros que sí merecen muchos aplausos y reconocimientos. Aquéllos que, desgraciadamente, no son valorados en muchas ocasiones como debieran.

No sé si estás al tanto, Esteban, de lo que está pasando por España. Supongo que algo habrá llegado a tus oídos...

De eso va mi siguiente entrada. Ya sabes...mi desahogo personal en el saloncito. No hay mejor manera que darle a la tecla...Bufff
Estoy triste, nerviosa, cabreada.

Campurriana Campu dijo...

Miguel, no eres gilipollas. Me ha llegado tu comentario. Muy bien expresado y con el que estoy totalmente de acuerdo. Nos perdemos entre tanta tontería.

Campurriana Campu dijo...

Carlos, ojalá no hubiese ido nuestro Rey. No fueron dignos de él.

Campurriana Campu dijo...

Sergio, ¡me alegro de verte después de tanto tiempo! Quisiera regresar a los blogs pero mi momento personal es otro. Sólo vuelvo cuando tengo mi momento. Sólo mío...

¡Qué pena de falta de sentido de país!, diría yo...

Campurriana Campu dijo...

Matías, es tu punto de vista y, en cierto modo, me encantaría pensar como tú. Por desgracia, no tengo una visión tan positiva en este sentido. Considero que estamos para solucionarnos nuestros problemas y estamos trayendo muchos más, con las mejores de las intenciones. Ojalá fuese todo tan fácil...

Campurriana Campu dijo...

María Jesús, no había visto tu comentario hasta ahora. Ya lo he publicado y te respondo: Yo también quisiera creer que no todos son iguales. Pero no lo pienso porque pienso solamente en mi país. Ahora sólo pienso en España y en los españoles.