9 de agosto de 2010

Allá en las tierras altas...

Y sigo pensando en esa Castilla de mil colores. Me pierdo por sus paisajes y regreso al pasado casi sin pensarlo. Incluso, a ese pasado no vivido pero tantas veces escuchado...


Allá, en las tierras altas,
por donde traza el Duero
su curva de ballesta
en torno a Soria, entre plomizos cerros
y manchas de raídos encinares,
mi corazón está vagando, en sueños...

¿No ves, Leonor, los álamos del río
con sus ramajes yertos?
Mira el Moncayo azul y blanco; dame
tu mano y paseemos.
Por estos campos de la tierra mía,
bordados de olivares polvorientos,
voy caminando solo,
triste, cansado, pensativo y viejo.

Antonio Machado

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tierras altas, preciosas y tranquilas. La protagonista es una chavaluca que iba a coger olas.
saludos paisana.

Jota Ele dijo...

Magnífico el poema de Machado y magnífica la fotografía, Campurriana.

¡Ay, Castilla! ¡Qué belleza!

Saludos.

Ñoco Le Bolo dijo...


Cuando se abandona el paisaje propio el ajeno cobra mayor valor. La realidad es que todos los paisajes, con una buena mirada, son bellos. Nuestros ojos los hacen así.
Sigue jugando, lo haces bien.

bicos

CR LMA
________________________________

Douce dijo...

Hola, Campu

Cada tierra tiene su alma, su paisaje, su/s color/es, su vida ... y su poeta.Sólo hace falta tener los ojos y el alma despiertos.

Sin duda, el poeta de Castilla por excelencia fue un andaluz 'castillanizado'. Se llamaba A. Machado

Gracias por recordárnoslo.

Campurriana dijo...

Me encanta Machado y sus paisajes retratados a veces con mucha dureza; la dureza de Castilla.

Siempre me viene bien desconectar escapándome a estas tierras altas.

Gracias a vosotros.