13 de enero de 2015

Y nada más...

Me trae recuerdos esta canción. Recuerdos de momentos que parecen tan lejanos...
Cuando me empezaba a dar cuenta de que la vida es extremadamente breve y apasionante.
Cuando fui consciente de que lo de ahora no es lo de ayer ni lo de mañana.
Sigue fluyendo la vida y nosotros dejándonos llevar casi sin percatarnos...


3 comentarios:

Ripley dijo...

Es que los recuerdos son siempre de tiempos lejanos y son lejanos porque vamos cumpliendo años casi sin querer hasta que llega un momento en que la vida, que siempre ha transcurrido en "tiempo presente", porque éramos demasiado jóvenes y jóvenas para tener un pasado, empieza a acelerarse y pasa a la velocidad de un fórmula uno.
Por primera vez eres consciente de ello, es entonces cuando buscas un momento de soledad, te paras, piensas y te asomas con vértigo desconocido al precipicio del calendario.

Es en esa soledad donde uno se busca a sí mismo y como si fueras un escolar de los de antes, haces un resúmen de lo que eres hoy como persona porque la velocidad nada tiene que ver con el tocino pero seguimos viviendo "en presente". Y eso es lo mas importante de todo Campu. Los recuerdos y conocimientos, las vivencias y experiencias son tu patrimonio personal, tu auténtica valía y riqueza como ser humano, nada menos que eso que los cursis llaman "bien inmaterial" pero si me lo permites, soy de los que piensa que las personas no somos mas que aquello que sentimos. Ripley dixit. Y eso nos acompañará siempre.

besos desde las 4:50

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Algunas canciones se instalan dentro de nosotros y nos acompañan siempre. Cuando volvemos a escucharlas casi reproducimos la primera vez que la oímos, ¿verdad?
Besos.

Campurriana Campu dijo...

Ripley, podemos prescidir de casi todo lo material. Casi todo...Me refiero a lo que denominamos hoy cosas materiales.
Ayer pisé uno de esos grandes (inmensos) centros comerciales y volví a sentir asco por una sociedad que se crea y se basa en el consumismo feroz, la felicidad instantánea y vacía, la continua insatisfacción...

Pedro, siempre me acompañará esta canción. Cuando me hablan de sencillez, pienso en ella.